«Emoji: la película»

Los emoticonos también son humanos

La cinta de animación cuenta con las voces televisivas de Quim Gutiérrez, Carlos Latre, Macarena Gómez, Úrsula Corberó y Mario Vaquerizo

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«¿Qué pasaría si tras la pantalla del móvil se escondieran seres vivos intentando que nuestra comunicación fuera mejor?». Esto es lo que se pregunta el actor Quim Gutiérrez, encargado de doblar en España al protagonista de «Emoji: la película». La cinta de animación, que llega a los cines este viernes, cuenta con las voces de otros rostros televisivos como Macarena Gómez («La que se avecina»), Carlos Latre Tu cara me suena»), Úrsula CorberóLa casa de papel») y Mario Vaquerizo, vocalista de «Nancys Rubias».

La película, dirigida por Tony Leondis y coescrita por Mike White (la mitad pensante de la aclamada serie de HBO, «Iluminada»), narra las ocurrencias de unos compañeros tecnológicos de nuestro día a día, los emoticonos, y su universo, Textópolis, donde habitan con el deber de encarnar una emoción humana concreta. Gutiérrez es el encargado de doblar a «Gene», un emoticono cuyo único cometido es representar a «una persona con falta de ilusión por todo», avanza el actor.

Yo, a la gente a la que admiro, le pondría un emoticonoMario Vaquerizo
«Gene», sin embargo, es un poliédrico emoticono incapaz de ceñirse a su función. «Eso le lleva a cometer un error terrible que pone en peligro la existencia de Textópolis y emprender una aventura para intentar reprogramarse y convertirse en un emoji normal», resume Gutiérrez. Su compañera de faenas, Macarena Gómez, es «la rebelde», un símbolo que en realidad no existe en nuestros móviles. ¿El porqué? «Esconde otra personalidad y hasta aquí puedo leer», comenta misteriosamente la intérprete andaluza para evitar caer en spoilers. Para ella, el doblaje ha sido «una experiencia nueva» al no poder utilizar el cuerpo como herramienta interpretativa.

A Vaquerizo, quien ya dobló a Frankenstein en la animada «Hotel Transilvania», le han reservado un pequeño papel con cierta sorna: «pongo voz a la caca», se enorgullece el cantante. «Lo que puede parecer una caca mal vista en el universo de los emoticonos, es uno de los más demandados por los usuarios de los móviles», explica Vaquerizo en contraste con el personaje de Carlos Latre, quien presta su voz a un emoticono venido a menos. «Ha estado entre los más demandados en todos los textos del mundo y de repente ya no lo es», sintetiza el cómico.

El emoticono más usado

¿Qué emoticonos utilizan ellos, de carne y hueso, en su día a día? Quim Gutiérrez ha estado abonado a las manos juntas que piden perdón: «He estado trabajando mucho en una serie [«El accidente» de Telecinco] en los últimos meses y no llegaba a muchas propuestas que me hacían mis amigos».

Maracena Gómez prefiere la flamenca como sinónimo de alegría y felicidad mientras que Vaquerizo y Latre coinciden en el uso de las palmas que aplauden; a ambos les encantaría un emoticono de Lola Flores. «Yo, a la gente a la que admiro, le pondría un emoticono», remata Vaquerizo.

comentarios