Top

Halloween 2016 Maestros del terror que debes conocer para pasar miedo frente a la pantalla

Jóvenes o veteranos. De terror psicológico o gore. Un top (del 10 al 1) con los mejores directores

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
  10. 10
  11. 11
Navegue usando los números

10. Scott Derrickson

Scott Derrickson- REUTERS

Abre nuestro top Scott Derrickson y no porque este fin de semana estrene «Doctor Extraño», sino porque en su filmografía esconde películas de verdadero terror.

«Líbranos del mal», «Sinister», «El exorcismo de Emily Rose» y «Hellraiser V: Inferno» (con la que se estrenó) son todo un muestrario del miedo. Un estilo, eso sí, que apuesta por la sangre y la oscuridad como método.

«Deus Ex» y «Two Eyes Staring», con Charlize Theron, son sus apuestas de 2017.

9. Eli Roth

Eli Roth- REUTERS

Eli Roth quizá no debería estar en esta lista –o al menos no por delante de Scott Derrickson– pero su película «Hostel», un festival de sangre y vísceras que hacen que Saw parezca un juego de niños, le colocan en novena posición.

Su filmografía no es ni extensa ni destacada. El público y la crítica no le respaldan en exceso. Entre sus trabajos destacan «El infierno verde» y «Toc Toc». Esta última, de 2015, es su último largo y contó con Ana de Armas y Keanu Reeves como protagonistas.

8. Brad Anderson

La filmografía de Brad Anderson no es demasiado extensa en cuanto a producción propia. Pero como toda lista es subjetiva y no pretende sentar cátedra, entra directo al puesto 8 por haber dirigido capítulos de «The Wire» y «Fringe». Vale que no es cine. Vale que no es terror. Pero participar en la creación de obras maestras, aunque sean de otros, también cuenta en la carrera de uno.

Para tranquilizar a los amantes del terror que aún no hayan cerrado esta página cabreados por leer «The Wire» en esta lista, recomendamos dos trabajos propios de Brad Anderson: «Transsiberian», un thriller de terror psicológico y «El maquinista», que da miedo sólo viendo a Christian Bale escuchimizado. Por cierto, también ha participado en las series de «Masters of horror».

7. Dario Argento

Dario Argento- AFP

Maestro del género giallo, el italiano Dario Argento no podía faltar en una lista como esta. «El gato de las nueve colas», «Inferno» o «Phenomena», todas de antes de los noventa, o «Insomnio» y «La madre del mal», más recientes, son un ejemplo de sus trabajos.

Su producción ha caído a medida que ha ido cumpliendo años. En 2009 estrenó «Giallo» con Adrien Brody y Elsa Pataky de protagonistas con nulo éxito. Desde entonces sólo dos películas menores denostadas por el público (masivo) y la crítica. Sus seguidores siempre le querrán.

6. Jaume Balagueró y Paco Plaza

Jaume Balagueró- EFE

España se cuela en la lista de la mano de Jaume Balagueró y Paco Plaza. Aunque trabajan por separado, a los amantes del cine de terror les sale de carrerilla decir sus nombres como uno solo por su obra maestra del género «[REC]».

Por separado han seguido cosechando éxitos. Jaume Balagueró ha rodado cintas tan redondas como «Mientras duermes», impactante la semilla que germina en la cabeza de sus espectadores tras verla, o «Frágiles». Paco Plaza, por su parte, prepara para 2017 «El expediente».

Una curiosidad. La primera cinta que estrenaron juntos fue «OT: la película». Eso sí que da miedo.

5.- James Wan

James Wan- ABC

El cine asiático llega de la mano de James Wan (aunque sus éxitos le han llegado en EE.UU.). Amante de la sangre y el impacto visual más crudo, el creador de la saga «Saw» se ha ganado a pulso el quinto puesto.

Wan es culpable de haberse colado en las pesadillas de sus seguidores. El inquietante niño de «Insidious» o lo que escondía la familia Warren en la saga «Expediente Warren» son difíciles de olvidar. Para 2017 volverá con «Aquaman».

4. Tobe Hopper

Tobe Hopper-

Se queda cerca del podio Tobe Hopper, director de «La matanza de Texas». Una película que allá por 1974 se convirtió en todo un fenómeno asustando a medio planeta.

No contento con la crudeza de una matanza, Hopper quiso seguir sembrando el pánico entre los cines del planeta con películas como «La casa de los horrores» o «Mortuary», aunque ya con escaso éxito y aceptación.

Para todos Tobe Hopper se quedará como uno de los desarrolladores, si no el principal, del género slasher. Sólo por esto merece el puesto.

3. Wes Craven

Wes Craven- REUTERS

Inaugura nuestro podio Wes Craven. Y cómo no hacerlo con películas como «La cosa del pantano» (muchos la odian, pero desde este top la reivindicamos en su maravillosa «cutrez»), «Pesadilla en Elm Street» y, por supuesto y le pese a quien le pese, la saga «Scream».

Amante de lo que hacía e incansable creador, siguió dirigiendo hasta casi su final. Murió en 2015 con 76 años. Antes, en 2011, se puso tras la cámara por última vez para «Scream 4».

2. George A. Romero

George A. Romero- EFE

El creador de los códigos por los que luego se regirían la mayoría de las películas de zombies no podía faltar aquí. Y eso que el propio George A. Romero se olvidó de estos códigos y no los respetó en el tramo final de su carrera. Pese a todo el padre de los zombies tal y como hoy los conocemos es un mito al que debemos rendir pleitesía.

1. Roman Polanski

Roman Polansky- AFP

Aunque en sus últimos años está lejos del género, el polaco Roman Polanski logra el número uno de esta lista por un único motivo. Pero qué motivo: «La semilla del diablo». Una obra maestra nominada al Oscar; polémica, dura, aplaudida, vetada en varios países y adorada por los seguidores. Y lo que es más importante, cumbre en la historia del cine al sobrepasar el género para el que fue concebida. Obra maestra.

Categoría especial: Alfred Hitchcock

Alfred Hitchcock fotografiado en 1962- Philippe Halsman

Sentimos la decepción de los que esperaban más sangre y vísceras. Pero el terror más profundo, el que no se olvida, es el más sutil y psicológico. Alfred Hitchcock fue tantas cosas que también era un maestro del terror, pero como ser inmortal no puede competir con el resto de la lista. Por eso la categoría especial. Lucía M. Cabanelas definía así a nuestro hombre: «Dio forma al cine moderno pero también rompió los límites del séptimo arte imitando con su cámara la mirada de una persona. Porque el cineasta siempre supo hacia dónde ver y, sobre todo, hacia dónde quería que su público mirase. Sabía cómo hacer que la platea picase el anzuelo. Con sus «Macguffin» -término acuñado por él mismo- creó una atmósfera única; ideó un señuelo perfecto con el que daba dinamismo a la trama, y despistaba al espectador del argumento real de sus filmes.

El oficio nunca le supuso esfuerzo alguno. Acostumbraba a trasladar sus costumbres fuera del plató, manipulando la realidad para servirse de sus resultados como fuente de inspiración».

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios