Chuck Norris muestra sus sentimientos: abandona su carrera para cuidar a su esposa enferma

El actor y su mujer, que sufre una grave enfermedad, han gastado más de un millón y medio de euros en tratamientos

Chuck y Gena Norris, en una imagen de ambos en 2008
Chuck y Gena Norris, en una imagen de ambos en 2008 - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Chuck Norris, además de actor, es una de las estrellas más queridas de las redes sociales. Desde que los internautas de todo el mundo hicieran miles de memes por sus escasas capacidades expresivas, y que los mitos en torno a su dureza crecieran ante cada noticia, el emblemático «Ranger de Texas» no ha dejado de sumar seguidores. Cada suceso de su vida recuerda que es más fuerte –casi– que la propia naturaleza. Lo último que supimos de él fue que sufrió dos infartos en un mismo día y que, pese a todo, se recuperó con absoluta normalidad.

Pero su vida real, lejos del personaje que se ha creado en torno a él, no está siendo tan fácil. Su mujer, Gena, padece una grave enfermedad. La pareja asegura que sus problemas de salud comenzaron cuando le inyectaron un líquido llamado «gadolinium» antes de someterse a un escáner por la artritis que padece. Desde ese momento, aseguran, el sistema nervioso de Gena sufre fallos que le afectan a los riñones y a otros órganos vitales.

Según apuntan varios medios internacionales, el actor, de 77 años, dejará a un lado una carrera que ya era testimonial para centrarse «en mantener con vida a Gena el mayor tiempo posible».

Lucha contra las farmacéuticas

Chuck y Gena Norris han emprendido una lucha contra esta enfermedad y contra las farmacéuticas que, según su testimonio, emplean el compuesto venenoso «gadolinium». En esta batalla se han gastado más de un millón y medio de dólares.

En este sentido, el actor ha decidido demandar a 11 compañías farmacéuticas. Así lo informa la revista Time, que añade que en su demanda, el actor acusa a los productores del compuesto químico de haber envenenado a su mujer, y les culpa de saber los efectos que produce, pero no avisar de ellos a sus pacientes. Gena padece episodios graves que le provocan la sensación de quemaduras internas y le obligan a permanecer en cama y bajo tratamiento varios días.

comentarios