Channing Tatum, Adam Driver y Daniel Craig, ladrones sin guantes blancos en «La suerte de los Logan»

Los tres protagonizan la última película del genial Steven Soderbergh

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Vuelve Steven Soderbergh a ponerse detrás de la cámara con un relato lleno de esos personajes atípicos en las películas de Hollywood y, sin embargo, característicos de la sociedad norteamericana. Soderbergh, ya un especialista en las películas de robos tras la trilogía de «Ocean’s Eleven», se despoja aquí del glamour de George Clooney, Julia Roberts y Brad Pitt para retratar la torpe ejecución de un complejo atraco que llevan a cabo dos hermanos «rednecks» (el término despectivo que se usa en EE.UU. para referirse a los trabajadores de las zonas rurales) a los que dan vida Channing Tatum y Adam Driver.

Soderbergh ha dejado atrás los trajes de marca y las maneras de los millonarios de Las Vegas, pero no su pulso tras la cámara y su vertiginoso ritmo en el montaje. En cada escena imprime el temperamento y el ingenio lleno de fina ironía característicos de su cine. «Para mí, cada secuencia es una pieza del puzle y el puzle es tu historia. Me gusta ver las películas sin sonido porque entiendo mejor lo que quiere decirme el director. La composición logística de mis películas requiere una conexión, como una frase bien escrita. Una película es gramática, son imágenes conectadas, unos lo entienden mejor que otros porque necesitan un proceso intelectual que cada uno aplica a su manera», explica el cineasta a ABC.

Este mosaico de personajes que es «La suerte de los Logan» -además de Channing Tatum y Adam Driver están Daniel Craig, Katie Holmes y hasta la ganadora del Oscar Hilary Swank- permite a Soderbergh realizar un retrato de la América profunda que impulsó a Donald Trump. «Se respira el ambiente del sistema político del país, es cierto», admite Channing Tatum que, sin embargo, prefiere quedarse con el aspecto más amable de la cinta. «Nuestra intención no es política, la gente puede entenderlo como quiera porque lo harán desde su perspectiva, nosotros rodamos antes de que Trump llegara a la presidencia». Para Adam Driver sí existe una enorme diferencia entre el corazón rural de Estados Unidos y los urbanitas de las grandes ciudades: «Cuando rodamos “La suerte de los Logan” estuve conduciendo por Kentucky y Virginia Occidental, viendo pueblos que vivían de la minería y que ahora no tienen cómo mantenerse... Creo que el director y la guionista, Rebecca Blunt, han conseguido plasmar con mucha precisión, y en clave de humor, lo que está sucediendo en EE.UU.», explica el que fuera protagonista de «Paterson», la elegida como mejor película de 2016 por los críticos de ABC.

Contra la maldición

Los hermanos Logan quieren quitarse de encima una maldición familiar. Jimmy (Channing Tatum) está desempleado y divorciado, y su hermano Clyde (Adam Driver), un veterano de perdió un brazo en la guerra de Irak y que ahora trabaja de camarero, planean un robo junto a su hermana Mellie (Riley Keough), una peluquera obsesionada con los coches. Para que el plan salga bien deben sacar de la cárcel al experto en explosivos Joe Bang (Daniel Craig), un excéntrico personaje cargado de humor: «Llevaba mucho tiempo sin interpretar a un rarito», explica Craig, que luce aquí un estilo muy diferente al de James Bond, coronado con un peculiar rubio platino: «Compré decolorante en una droguería y me lo eché en el pelo. Se lo mostré al equipo y les pareció fenomenal», admite con humor. Entre todos, deben robar el dinero de las apuestas de una popular carrera de coches antes de que el FBI, encabezado por Hilary Swank, les capture.

A través de su coreografiado plan, Soderbergh realiza un filme con corazón, donde la manipulación se combina con la tierna relación fraternal. «Técnicamente me gusta experimentar y, en este caso, lo hice con los colores; pero es la emoción de la historia el motor de cualquier película que hago. Eso es lo más importante», reconoce el ganador del Oscar por «Traffic» (2000) y de la Palma de Oro de Cannes por «Sexo, mentiras y cintas de vídeo» (1989).

Un viaje a España

Tras la aventura por los caminos rurales de Virginia, Adam Driver se trasladó a España para rodar «El hombre que mató a Don Quijote» a las ordenes de Terry Gilliam. «Sin duda, es uno de los mejores relatos que cualquier actor puede interpretar. Es la novela por excelencia y ha inspirado a todas las “historias fraternales” como “La suerte de los Logan”. Estaba en el colegio, en mi adolescencia, cuando oí por primera vez de hablar del Quijote de Gilliam. Ahora me parece surrealista ser el protagonista. Terry es un director con mucha imaginación que ha soñado con el proyecto desde hace dos décadas y, finalmente, lo puede llevar a cabo», explica el actor, que también protagonizará la nueva entrega de Star Wars.

comentarios