Día Internacional de la Mujer

Por cada mujer que trabaja en el cine, hay cuatro hombres

Esos son los datos de las estadísticas de los actores principales en España

Emma Suárez, en un fotograma de «Julieta»
Emma Suárez, en un fotograma de «Julieta» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Más personajes femeninos»: con este mensaje tan contundente bordado en su chal aparecía la actriz Cuca Escribano en la pasada gala de los Goya. No le faltan motivos. Solo hay que remitirse a los datos que tiñen al cine español. Este febrero, de los 120 nominados –119 si contamos con que Sigourney Weaver es estadounidense–, solo 19 eran mujeres. Esto representaría un 10% del total, ¿cómo es esto posible en un país en el que las mujeres son el 52% de la población?

Solo 23 de las 120 nominadas a mejor filme del año desde 1987 contaron con al menos una mujer en su equipo de dirección o guionistas, y solo tres estaban escritas y dirigidas exclusivamente por mujeres: «Mi vida sin mí», «Te doy mis ojos» y «La vida secretas de las palabras». Si centramos el objetivo en la dirección, ascienden a seis los nombres de las candidatas que pudieron hacerse con este Goya: Josefina Molina («Esquilache»), Pilar Miró («El perro del Hortelano»), Gracia Querejeta («Siete mesas de billar francés»), Isabel Coixet («Mi vida sin mí», «La vida secreta de las palabras» y «Nadie quiere la noche»), Iciar Bollaín («Te doy mis ojos», «Mataharis» y «También la lluvia») y Paula Ortiz («La novia»).

Ni siquiera la presidenta de la Academia de Cine, Yvonne Blake, puede negar la situación: «Una mujer que quiera dirigir una película tiene muchas menos posibilidades de hacerlo que un hombre, aunque sea igual de buena. Durante la última edición solo hemos podido ver a una directora entre los candidatos. Nely Reguera se encontraba entre los cuatro candidatos a Mejor dirección novel con su ópera prima «María (y los demás)».

«Se reivindica porque es cierto, hay pocos personajes femeninos. Es la realidad. No hay más que ver este año las películas de este año. Ojalá no hubiera que reivindicarlo, ni la igualdad salarial ni muchísimas cosas más, pero es la realidad», explicaba este martes a ABC Inma Cuesta durante la presentación del corto que realiza junto con Quim Gutiérrez «Un beso de película».

«Los personajes femeninos en el cine son un 20%. Y la mayoría de prostituta. Hay mucha testosterona y tiros en las películas. Quiero más 'Tomates verdes fritos' y 'Thelma y Louise'. El cine tiene que contar la vida y nosotras existimos. Estamos dando una visión sesgada», recalcaba la actriz Cuca Escribano sobre la alfombra roja en los pasados Goya, mientras lucía su chal reivindicativo.

Un ejemplo de lo que analizaba Escribano se puede ver en las cinco cintas candidatas a mejor película española del año. Excepto «Julieta», de Pedro Almodóvar, el rol de la mujer está siempre supeditado al de un hombre. En «El hombre de las mil caras», «Que Dios nos perdone» y la ganadora del Goya, «Tarde para la ira», los roles femeninos son testimoniales. Incluso en «Un monstruo viene a verme», la madre del joven protagonista y la abuela (Sigourney Weaver), aunque tienen importancia capital, todo su desarrollo sirve para acompañar al niño. Solo Pedro Almodóvar (aunque en la expresión «chica Almodóvar» de desprenda paternalismo) cambia el pie: «Las mujeres pasamos por diferentes etapas en nuestra vida, y es difícil encontrar personajes adultos para ser interpretados por una mujer adulta: personajes para mujeres que tienen algo que contar, que han vivido», decía Emma Suárez tras recoger los dos Goya con los que se consagró como la mejor intérprete del año.

Mejor no hablar de dinero

La brecha también aparece cuando se habla de los salarios. «Es momento ahora para esa categoría que es prácticamente igual a la de actores de reparto de televisión, pero que en esta ocasión tiene la pequeña diferencia de que se cobra menos», decía Paula Echevarría para presentar el galardón a la mejor actriz de reparto durante los Premios Feroz.

Según datos del último informe sociolaboral de AISGE (Artistas Intérpretes, Sociedad de Gestión), las mujeres sufren una tasa de desocupación seis puntos por encima de los hombres. No solo le ocurre las actrices o las directoras, también sucede en cualquiera las especialidades de la profesión: maquilladoras, operadoras de sonido, productoras y un largo etcétera.

El Honor es de hombres

Una de las muestras más significativas del arrinconamiento sufrido por las mujeres se puede ver si comparamos la lista de hombres y mujeres que han recibido el Goya de Honor. En total 26 hombres por tan solo cinco mujeres en la 31 ediciones de los premios.

Algo similar ocurre con el Premio Nacional de Cinematografía. 36 hombres frente a diez mujeres han recibido el reconocimiento que el Ministerio de Cultura otorga desde 1980 (en ocho ocasiones hubo dos premiados).

comentarios