Es Noticia

Borja Cobeaga: «No persigo a autores de SGAE para que se vengan a DAMA»

Los socios de la entidad de Derechos de autor de Medios Audiovisuales reeligen al guionista de «8 apellidos vascos» en plena deriva de SGAE

Borja Cobeaga, en la sede de DAMA (Derechos de Autor de Medios Audiovisuales)
Borja Cobeaga, en la sede de DAMA (Derechos de Autor de Medios Audiovisuales) - Óscar del Pozo
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Las luchas entre las corrientes rivales en SGAE han levantado un huracán en el que vuelan los cuchillos. Frente a ese clima inestable, en la sede de DAMA (Derechos de Autor de Medios Audiovisuales) apenas corre la brisa del aire acondicionado que palia el calor que entra por la ventana, que da directa a Gran Vía. Aquí, Borja Cobeaga, reelegido como presidente de la entidad horas antes de que en el Palacio Longoria los socios de SGAE votaran contra las cuentas y estatutos de José Miguel Fernández Sastrón, dice «no hacer proselitismo» para atraer a sus compañeros del audiovisual. Unos cineastas que, en septiembre de 2017, amenazaron con desembarcar en masa en DAMA tras la moción de censura contra Sastrón.

—Como guionista, ¿se le hubiera ocurrido el guion de lo que ha pasado estos días en SGAE?

—No, y tampoco sería una película apasionante. Como presidente de DAMA y exsocio de SGAE, me planteé que su manera de defender y recaudar mis derechos no me gustaba. Y es lo mismo que pensaron los fundadores de DAMA hace 20 años. Ahora muchos compañeros lo estarán pensando también. Aquí estamos tranquilos, nuestras asambleas no generan titulares y nos es ajena aquella crisis.

—¿Es el momento de atraer a sus compañeros del audiovisual?

—Nos distingue una falta absoluta de proselitismo, yo no voy persiguiendo a guionistas o a autores de SGAE para que se vengan, estamos bien como estamos. Nos distingue la falta de ambición, en el peor sentido de la palabra. Por ejemplo, hemos añadido a nuestro repertorio el cine y la TV americana, y es un orgullo ver que han preferido nuestro modelo, pero no tenemos avaricia.

—¿Por qué cree que compañeros del cine y las series siguen con SGAE?

—Porque... Porque... Pues la verdad que no lo sé... (risas). Muchos argumentan que hay que reformarla desde dentro, pero llevan 20 años intentándolo y creo que no lo han conseguido. SGAE va con el modelo de «tarifa plana», es decir, cobra una cantidad a una televisión o a un operador y luego ya sus criterios [para repartirlos] son algo más flexibles, arbitrarios.

—¿Cómo afectan escándalos como «La rueda» a la visión que la gente tiene de los creadores?

—Hay que decir que el trabajo y el espíritu de DAMA poco tiene que ver con SGAE en el sentido de transparencia, flexibilidad, adaptación a las normas europeas... Aquí si cobras derechos de autor es por un uso efectivo y no por un uso más etéreo como pasa allí... Me preocupa como autor que si se les cuestiona, se cuestiona la gestión colectiva del derecho de autor. No pedimos un privilegio, sino algo real. Sí que me parece que en ese sentido la SGAE ha creado una visión muy victimista de los autores, muy privilegiada...

—¿Qué piden al Gobierno y al nuevo ministro?

—Soy optimista. En cuanto a derechos de autor estamos satisfechos porque el PSOE siempre ha sido consciente de nuestras necesidades. También tuvimos buena relación con el anterior Gobierno, que siempre dio la sensación de que entendía nuestra pauta de separar el audiovisual y la música, que es lo que se hace en Europa. José Guirao ha dicho que es cinéfilo y seriéfilo, somos optimistas.

—¿Mejoras a la Ley? ¿Puntos a tocar?

—Creo que el Gobierno debería ser vigilante y mediar, porque los autores tienen desventaja. Debería ser árbitro y sensible con la situación de la parte frágil. Nosotros no buscamos el litigio, buscamos el acuerdo. No es una lucha romántica. Alguien vende un producto y nosotros decimos: si vais a hacer negocio con nuestro producto, tenéis que darnos esto.

—¿Cómo valoran el estatuto del artista?

—Un avance descomunal. El tipo de fiscalidad a la que esta sujeta un guionista, un escritor, no es muy diferente a la de otros autónomos. El autónomo es el gran desprotegido de la fiscalidad española, por lo menos si es artista tiene ahora un estatuto al que acogerse ante las idas y venidas que tiene un creador. Un director de cine hace una película un año, el anterior no cobra nada porque está preparándola y el siguiente tampoco porque está de promoción. Ojalá este avance fuera para todos los autónomos.

—¿Y la ley de mecenazgo?

—Ya hay ganas de que se fije algo. Hablas con cualquier productor y le va a estallar la cabeza porque cada vez que se hace cine en España cambia la ley, los criterios, los puntos, la fiscalidad según donde ruedes... Ahora hay rodajes congelados porque con el cambio de Gobierno no sabes qué va a pasar...

—De los 124.000 socios de SGAE, solo 20.000 han generado al menos 600 euros por derechos de autor en tres años. De los 1.000 socios de DAMA, ¿cuántos están en activo y generan?

—Nosotros estamos en activo. Es decir, que aquellos que conformamos el consejo, yo como presidente y toda nuestra directiva y la anterior, es gente que está generando derechos ahora mismo. Nuestro trabajo no es ser parte de DAMA, nuestro trabajo es ser creadores. No cobramos dietas, no cobramos sueldo... En el anterior consejo estaba Ramón Campos, que tiene como ocho series en emisión de la que es guonista y productor ejecutivo, Virginia Yagüe, que también tiene series... Los consejos se celebran aquí y de pronto el secretario, Carlos López, llega 10 minutos tarde porque en «La embajada» o «El príncipe» estaban de reunioes. La impesión que tengo es que los profesionales que están aquí están en su momento creativo más dulce.