Es Noticia
«Black Panther»

«No es el típico villano que hace explotar todo. Killmonger va a intentar convencerte de que lleva razón»

Michael B. Jordan da vida a un antihéroe poco habitual que hará que te replantees de qué lado quieres estar

Michael B Jordan necesitaba casi dos horas de maquillaje para prepararse
Michael B Jordan necesitaba casi dos horas de maquillaje para prepararse - DISNEY
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Black Panther» llega este viernes a las salas de cine para mostrarnos «El Dorado» del Universo Cinematográfico de Marvel: Wakanda. Junto a este país aparentemente pobre, la película de Ryan Coogler también se enfrenta a algo que no habíamos visto antes. Black Panther es el superhéroe que estaba esperando Hollywood, pero lo que no han contado es que también trae el villano que estábamos esperando. «Muchas veces las películas de superhéroes son tan buenas como sus villanos. Es el antagonista el que desafía al héroe, el que le pone al límite física y emocionalmente», cuenta Michael B. Jordan a ABC sentado en la moqueta de un hotel de cinco estrellas londinense.

[¡Cuidado! Esta entrevista contiene información sensible sobre «Black Panther»]

«Erik Killmonger no es el típico villano que hace explotar las cosas, él tiene mucho más detrás», añade. Tiene su historia. Tiene un pasado que le ha hecho ser quién es y cómo es. Realmente no cuenta con ningún poder más allá de su gran capacidad de combate –ha matado a más de dos mil personas en frentes como Afganistán o Irak– y una gran inteligencia, pero sus orígenes wakadianos le permitirán hacer cosas impensables (como poder lucir el collar de Black Panther). «Queríamos hacer un ‘chico malo’ con un punto de vista con el que la audiencia pudiese comprender y que pudiesen entender que él piense que es el ‘chico bueno’. Killmonger sabe que emocionalmente tiene razón, pero sus métodos no son los adecuados. Las cosas que quiere hacer tienen un valor y eso hace que el superhéroe piense “tengo que luchar con él no porque sea malo y quizá hay algo que pueda aprender de él”», asegura Nate Moore, productor de «Black Panther».

Gracias a la nueva apuesta de Marvel, el abanico de superhéroes (y el de sus características) crece. «Desde pequeño me han encantado los superhéroes», cuenta mientras recuerda las tardes que pasó imaginando ser un X-Men. «Leía todos los cómics que podía. Desde más tipo anime como Dragon Ball Z o Marvel Cómics, Metro Comics, Chocolate City Comics… Los leí todos, pero no había muchos personajes con los que podía identificarme», añade. Ahora es el turno de que un superhéroe africano: «Había que empezar en algún momento y este personaje, Black Panther, ha estado siempre ahí, en los cómics de Stan Lee. Pero este es solo el primero. Puede ser la oportunidad de que salgan más y que tengan que enfrentar a situaciones más ‘banales’ como Spiderman», dice Michael B. Jordan, mientras deja claro que «Black Panther» va más allá del entretenimiento.

Pero no solo pondrá en jaque al protector de Wakanda, también obligará a más de uno a hacer memoria con preguntas como «¿quién lo robó primero?» en pleno Museo de Historia Natural de Londres. «Hay veces que la gente se olvida de la historia, de lo que ha ocurrido. Por eso creo que va a apreciar ver la verdad en la pantalla. Es un ‘sí, eso es lo que pasó’. Ahora ¿qué?». «Black Panther» viene con un discurso totalmente nuevo: recordando épocas históricas delicadas de tratar, héroes negros y mujeres con mucho poder. «Pero esto no es la solución al problema. Esta es la excusa para empezar una conversación que tenemos pendiente y para eso tenemos que ver qué tenemos que tratar, de qué hay que hablar», añade.

¿Por qué aún no habíamos visto a un héroe negro? «Puede que hasta ahora los productores no se había sentidos seguros con la idea de llevar a un superhéroe negro a la pantalla, puede que no estuviesen seguros de si sería rentable o lo que sea. Pero lo importante es que la gente africana o con raíces africanas sabemos quiénes somos y sabemos cómo es nuestra cultura y creo que van a alucinar cuando la vean plasmada en la gran pantalla», responde. «Creo que no tenemos que diseccionar tanto la película con sus aspectos políticos o racionales. Hay que ver esto con una normalidad y saber apreciar que es una buena película», concluye.