Estrenos de cine

«Rey Arturo»: «Juego de Tronos» se traslada a Camelot

El británico Guy Ritchie firma la nueva versión cinematográfica del legendario monarca, protagonizada por Charlie Hunnam

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El director Guy Ritchie pisa el acelerador al retratar la vida del Rey Arturo en la última entrega cinematográfica sobre el monarca británico. «Rey Arturo: La leyenda de Excalibur» es un filme frenético donde elefantes mágicos y serpientes monstruosas se suman a la dosis de cultura pop que el director inyecta a su narración influido por series como «Juego de Tronos» o el fenómeno «Harry Potter».

Al frente del reparto encontramos al televisivo Charlie Hunnam, protagonista de la ficción televisiva «Hijos de la Anarquía» y quien tuvo que convencer a Ritchie de su capacidad para dar vida al famoso Rey. «Tuve que pelear por mi papel, pues no estaba en el radar de Guy. Lo intenté un par de veces y me rechazó pero, al poco tiempo, contacté con él para contarle cómo interpretaría al personaje en caso de que me diese el papel. Fue entonces cuando Guy cambió su opinión sobre mí», explica Charlie Hunnam en un hotel de Nueva York.

Bajo el imperio taquillero de los héroes de Marvel sorprende encontrar en Hollywood a un director valiente como Ritchie, quien ha sido capaz de correr el riesgo de producir un filme épico sobre la historia de los hombres de Camelot. «Creo que todo el mundo puede identificarse con el héroe de mi película, pues es un hombre que ha perdido toda confianza en sí mismo», destaca el director, al tiempo que subraya que el personaje de Arturo representa «la metáfora de la lucha interna, de la pelea constante contra nuestros demonios. Hoy en día nos dejamos llevar por lo que otros asocian a nuestro nombre sin pensar realmente quiénes somos», admite.

Con los mismos efectos digitales con los que dirigió «Sherlock Holmes», Ritchie regresa tras las cámaras firmando una película cargada de virilidad, lealtad y valor por la amistad. «Curiosamente, este filme ha sido mejor recibido por las mujeres que por los hombres», afirma el director, quien confiesa sentir más empatía «hacia aquellas narraciones que dan rienda suelta a la masculinidad».

Hunnam no quiso ser Grey

En la cinta de Ritchie, es Charlie Hunnam quien consigue robar la atención del público gracias a su monumental cambio físico. El actor, que renunció a protagonizar la taquillera «50 Sombras de Grey» a cambio de convertirse en el Rey Arturo, asegura a ABC que, cuando le ofrecieron interpretar a Grey, «no estaba seguro de si tendría la libertad de moldear el personaje» a su manera. «Sabía que, a nivel creativo, el filme se convertiría en una lucha constante para mí y fue eso lo que me llevó a renunciar», dice. En aquel momento, recuerda el actor, «estaba terminando “Hijos de la Anarquía” y, por tanto, no era la mejor etapa para embarcarme en el proyecto». El intérprete, sin embargo, considera que el personaje de Christian Grey, al que Jamie Dornan da vida en la gran pantalla, podría haberse ejecutado «con más intensidad». «He conocido a un par de billonarios hechos a sí mismos y esos tipos son fieros a la hora de adquirir poder y dinero. No son adictos sexuales, son adictos al poder que quieren soltar adrenalina con una hora de sexo a la semana», explica.

«La fama es un inconveniente asociado a esta profesión»
El propósito de Hunnam a la hora de hacer una película como «Rey Arturo: La leyenda de Excalibur» fue el de rebelarse «contra la narrativa que surge desde el ego, así como reivindicar que no somos producto de lo que la gente piensa de nosotros. La fama es un inconveniente asociado a esta profesión y, aparte de esos pequeños momentos en los que te hace la vida un poco más fácil, realmente no significa nada para mí».

La mitología de este histórico monarca sienta bien a Hunnam, un tipo que sufrió el acoso en su adolescencia y supo hacerse a sí mismo hasta triunfar en el cine. «Hay similitudes entre lo que yo viví y lo que sufre Arturo. En New Castle, donde pasé gran parte de mi infancia, yo era algo parecido a la realeza. Mi padre era un hombre muy reconocido y, cada vez que salía con él, sentía el amor y el respeto de la gente. En aquel entonces, yo era muy popular en el colegio, pero de repente nos mudamos a un nuevo barrio cuya cultura era diferente. Todo esto fue terrible para mí, pues sufrí intensamente durante los años que pasé allí».

Fue en esa etapa, recuerda el actor, cuando «sentí la necesidad de conocerme a mí mismo. Me alejé de todo y me dediqué a pensar». Hunnam, que recuerda esos momentos con dolor, admite que sin aquellas vivencias su vida jamás habría desembocado en la senda de la interpretación. «El cine fue mi retiro espiritual. En lugar de pasarme el tiempo persiguiendo chicas me dediqué a preparar mi carrera con el único propósito de marcharme de aquel lugar y perseguir mis sueños», revela.

Cameo de David Beckham

«Rey Arturo: La leyenda de Excalibur» cuenta, además, con el sorprendente cameo del futbolista David Beckham. «Me pareció interesante transformar el bello rosto de David y convertirlo en un hombre horrible. Fue interesante, pues incluso él tenía ganas de ver en pantalla a un David Beckham menos atractivo» destaca Guy Ritchie.

Pensando ya en la secuela de la película, el director atribuye sus expectativas a la bienvenida que el público otorgue al filme. «La verdad, tengo ya la idea pero no voy a decírsela (ríe). Sé en la dirección en la que quiero ir, la tabla aparece en la pantalla y podemos crear muchas metáforas a su alrededor. Solo espero tener suerte y que nos dejen hacerla». concluye el realizador.

comentarios