Es Noticia

Una actriz de 20 años se desfigura la cara en pleno rodaje

Taylor Hickson, conocida por su papel en «Deadpool», recibió 70 puntos de sutura al lesionarse durante el rodaje de «Ghostland», tras lo que demandará a la productora

Taylor Hickson, en una imagen reciente de su Instagram
Taylor Hickson, en una imagen reciente de su Instagram - INSTAGRAM
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La intérprete Taylor Hickson, que acaba de cumplir 20 años, sufrió hace unos meses un grave accidente que acaba de trascender. Durante el rodaje de la cinta de terror «Ghostland», dirigida por Pascal Laugier, se estrelló contra un panel de cristal y se desfiguró la cara por completo, teniendo que recibir 70 puntos de sutura tras un incidentes que le dejará «secuelas de por vida».

Así lo ha confirmado la propia actriz en un texto que publica «Deadline», en el que también se adjunta una demanda que la intérprete ha interpuesto contra la productora, que, controversias de la vida, se llama Incident Productions. En el texto, la actriz y sus representantes legales destacan que los hechos sucedieron a finales de 2016, días antes de que la joven cumpliera 19 años, durante la grabación de una escena en la que Hickson debía atravesar una pantalla de cristal.

Como detalla en la demanda, la joven intérprete preguntó al director, Pascal Laugier, y a la productora, sobre la posibilidad de que un doble de acción rodase la secuencia y por los riesgos que tenía la misma. Ambos trataron de tranquilizarla y Hickson rodó la escena, aunque tras ello el director le insistió a la joven en que debía «empujar con más fuerza el cristal con sus puños», asegurándole que era una acción «segura».

Sin embargo, al volver a rodar la escena, «el cristal estalló», lo que ocasionó que «la cabeza y la parte superior» del cuerpo de la joven «atravesasen el cristal y se cortasen con trozos de cristal». Consecuencia de ello, «se cortó gravemente en la zona izquierda de su cara» y tuvo que ser llevada al hospital, donde recibió «cerca de 70 puntos de sutura».

«Era todo demasiado inseguro»

«La enfermera del set de rodaje me cogió mi cara con servilletas en las dos manos. Tenía muchas servilletas, había mucha sangre», recuerda la intérprete más de un año después, en declaraciones a «Deadline». «Era todo demasiado inseguro, conflictivo, confuso, tétrico y triste. Ese fue mi último día en el set de rodaje y no se tomó ninguna producción», publica también el medio. Motivo de todo ello, Hickson decidió «iniciar un procedimiento legal» contra la productora.

Se da la circunstancia de que «Ghostland» está a punto de estrenarse a nivel internacional –está previsto que lo haga el 15 de marzo–, por lo que este escándalo a buen seguro no ayudará al buen funcionamiento del filme en taquilla. La intérprete también pide indemnización por todo el tiempo que ha estado «sin poder rodar nada» como consecuencia del incidente, más de un año. A día de hoy, Hickson ya está recuperada, aunque tiene una cicatriz en el lado izquierdo de la cara que le quedará de secuela «de por vida».

Hickson, conocida en España por su papel de Meghan en «Deadpool», y ganadora en 2016 del premio a mejor actriz revelación en el Festival de Whistler por «Hunting Pignut», es la segunda personalidad implicada en la película protagonizada por el antihéroe más famoso de Hollywood (al que da vida Ryan Reynolds) que se ve envuelta en un incidente grave en los últimos tiempos. A finales de verano, falleció durante el rodaje de la secuela de «Deadpool» Joi Harris, doble de riesgo de «Domino», el personaje interpretado por Zazie Beetz en el filme. Harris debía rodar una escena a alta velocidad en una motocicleta, sin casco, a gran velocidad. En un momento determinado, perdió el equilibrio del vehículo y cayó al suelo, tras lo que falleció.