Crítica

«Transformers: El último caballero» (**): Autos más locos que nunca

Michael Bay lleva diez años y cinco entregas buscando un buen chiste que ennoblezca la serie, o la saga

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No era fácil encontrar una idea, la que fuera, para hacer por quinta vez una película sobre la estancia en la Tierra de los Transformers, esa mezcla de marciano y monovolumen charlatán. Y aún menos fácil que la encontrara Michael Bay, que lleva diez años y cinco entregas buscando un buen chiste que ennoblezca la serie, o la saga. La idea es sugerente y funcional: relacionar esta historia con tendencia a repetirse y enredarse con la historia que es campeona del mundo en utilidad y transversalidad, la que sirve para todo, la del Rey Arturo y su corte caballeresca con el mago Merlín a la cabeza. Con unas puntadas de guión, unas escenas artúrico-marcianas, la presencia de Anthony Hopkins y su extravagante personaje (y su aún más chocante robot mayordomo, quizá lo más cercano a bueno que tiene la película), la desidia chulesca de Wahlberg, la épica robótica de Optimus Prime, la férrea personalidad de Bumblebee, y algo de carne femenina terrícola con la jovencita Isabela Moner y la modelada Laura Haddock… Con todo eso y con un indescifrable cacao de intereses geoespaciales entre robots, caballeros y bichos, la película consigue alargarse durante dos horas y media, de las cuales no es fácil enterarse, ni en un sentido ni en otro. No hay ninguna duda al respecto: ¿si le gustaron las anteriores, por qué no le va a gustar ésta?

comentarios