Valerian y la ciudad de los mil planetas

Valerian (**): Pavisoso y top model salvan multiverso

El estreno estadounidense de «Valerian y la ciudad de los mil planetas» se ha saldado con malas críticas y una pobre recaudación para la que se anunciaba como la producción francesa más cara de la historia

Cara Delevingne y Dane DeHaan protagonizan «Valerian y la ciudad de los mil planetas»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El estreno estadounidense de «Valerian y la ciudad de los mil planetas» se ha saldado con malas críticas y una pobre recaudación para la que se anunciaba como la producción francesa más cara de la historia. En Europa, se dirá, podremos apreciarla de otra forma siendo como es la adaptación de un conocido cómic galo que de hecho influyó en «Star Wars». Y si bien su director Luc Besson enfureció en su día con títulos como «Diva» a los críticos cahieristas por traer el posmodernismo a la cuna misma del cine de autor, seguro que se seguirá notando su europeísmo respecto al cine corporativo yanqui…

Pues no. Cruelmente, lo que parece «Valerian» es una copia mala del universo Lucas, con un pavisoso Dane DeHaan que ya sería malo como Skywalker pero al que se le pide ser Han Solo: insalvable error de reparto. Su «princesa» (y objeto de los peores intentos de ligue desde «American Pie») Cara Delevingne está a punto de hacer que nos reconciliemos con la película, pese a que su único acto expresivo consiste en enarcar unas cejas de diseño que aumentan su perpetua expresión de elegante fastidio, muy de top model por cierto, siempre a punto de pedirle al otro que le pele una uva o algo.

Esta endeble pareja estelar, o galáctica ya que estamos, se ve rodeada como es usual por algunos secundarios ilustrados tipo Clive Owen o John Goodman, pero la que destaca es una Rihanna perfecta en el papel de criatura cambiaformas que se marca un baile de disfraces ella sola.

¿Y la historia? Me estaba temiendo la pregunta. Hay un prólogo sobre la diplomacia en el multiverso que tiene gracia, viene luego lo que parece un anticipo de la secuela de «Avatar» y una larga secuencia en un bazar sideral que es como el hiperlink para un videojuego en 3D copiado de la famosa escena del bar galáctico de la saga de Lucas. Y todo lo que sigue, ya pues eso… Lo siento, M. Besson: el cine de autor aún pinta algo y aburre menos que esta saga estelar recalentada.

[Compra aquí tu entrada para ver la película]

comentarios