Crítica Tierra Firme: Hermoso tramo de vida

El joven cineasta recupera a su pareja protagonista de «10.000 Km» a la que añade otro dúo ilustre: Oona y Geraldine Chaplin

Natalia Tena y David Verdaguer protagonizan «Tierra Firme»
Natalia Tena y David Verdaguer protagonizan «Tierra Firme» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Carlos Marques-Marcet ganó el Goya como mejor director novato por la refrescante «10.000 KM». Sin mucho más presupuesto, pero con evidente experiencia acumulada, el joven cineasta recupera a su pareja protagonista (Natalia Tena-David Verdaguer), a la que añade otro dúo ilustre: Oona y Geraldine Chaplin. Con estas dobles parejas de lujo, no es mala mano, cuenta un drama casi convencional, narrado con infrecuente delicadeza y su ya conocida heterodoxia formal.

Pese al polisémico e irónico título, la historia transcurre a bordo del barco en el que viven las jóvenes protagonistas. El reloj biológico de una choca con la libertad genética de la otra y el único hombre del grupo –hoy es noticia esta excepcional minoría– parece un árbitro poco neutral. El río avanza y la trama no se detiene nunca, a un ritmo quedo y elegante. Falta alguna sorpresa, pero es un hermoso tramo de vida, con sus zarzas y sus pececillos, y con unos actores de una fuerza excepcional.

comentarios