Es Noticia

Crítica de Héroes en el infierno: Pasión y gloria del cuerpo de bomberos

Exprime con tanta fuerza y de modo tan previsto su intención de plasmar heroicidad que construye su obra no con ladrillos de realidad sino de clichés

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La intención no puede ser mejor, pues se trata de un panegírico al cuerpo de bomberos de Granite Mountain, comarca forestal de Arizona, pero a la película sí le queda algo de trecho de mejora. Lo que se cuenta son sucesos reales, y el director, Joseph Kosinski (tan habituado a lo irreal en películas como «Oblivion» o «Tron: Legacy»), exprime con tanta fuerza y de modo tan previsto su intención de plasmar heroicidad que construye su obra no con ladrillos de realidad sino de clichés y la estructura narrativa y personajes tiran un poco de manual: la jefatura bronca pero húmeda de Josh Brolin, un actor tan rocoso que dan ganas de subirse a él para ver el horizonte; la rehabilitación como persona de bien gracias a los compañeros de Miles Teller (tan sufridor aquí como cuando tocó la batería para J.K. Simmons en «Whiplash»); el veterano bombero que sabe cómo apagar incendios políticos y familiares (papel que interpreta Jeff Bridges con excesiva comodidad), o la presencia femenina entre lo irascible y lo «dócil» de las esposas del «cuerpo», Jennifer Connelly o Natalie Hall, que ambas le pisan la manguera a Brolin y Teller… Y se ve venir a «Héroes en el infierno», lo cual no es lo que preocupa a Kosinsky, pues basta con mirar la Wikipedia para que te lo cante de plano, sino mostrar ese corte transversal de la vida americana: gente, pueblo, bares de pueblo, políticos, individuos, matrimonio, hijos, amistad, sacrificio… Ese es el gran espectáculo antes de que lo sea el fuego.