Crítica de El gran desmadre (Malas madres 2): Mami, no vuelvas a casa (por Navidad)

Sin ser buena ni nada que se le parezca, la experiencia no acaba de ser tan espantosa gracias al talento del elenco de seis actrices

Tres de las seis madres protagonistas, con Mila Kunis (al fondo), como estrella principal junto a Susan Sarandon
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Esta película lo tenía todo para ser repelente. El prefijo de «mala», que es como en los 80 el de «loca»: mala madre, mala profesora, mala chica… garantía de mala película. Y segundo, el tema navideño que no falla nunca en el cine americano, como en esos anuncios que ya saben (están al caer): en Estados Unidos, parece, todo el mundo se marcha de compras, decora la casa, se reconcilia con la familia… y se va a ver una película de tema navideño. Como esta: las tres protagonistas, que repiten de una primera entrega que el destino me ahorró ver, se enfrentan a la amenaza de la visita estacional de sus señoras madres, que son las malas (de ahí el título) la película: egoístas, mandonas y castradoras (hmm, ¿se puede usar este tropo freudiano de madre a hija?). En fin, la comedia está servida, vamos a echar unas risas de cuñao…

El caso es que, sin ser buena ni nada que se le parezca y sin privarse de alguna secuencia bochornosa a cuenta de «Santa», la experiencia no acaba de ser tan espantosa gracias al talento del elenco de seis actrices, seis, que lidian con lugares comunes de adviento, bolitas de árbol navideño y chistes ya de rebajas de enero: imposible no adorar a C. Hahn y C. Baranski, M. Kunis consigue hacer su papel en serio y Susan Sarandon de bohemia irredenta tiene un pase. El que no se consuela…

comentarios