Es Noticia

Crítica de Diario de una indecisa: La decisión de Juliette

Alexandra Lamy encarna una especie de versión desangelada de Amelie que tiene un trauma de nacimiento

Juliette no se decide entre los dos pretendientes que le acechan
Juliette no se decide entre los dos pretendientes que le acechan - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Eric Lavaine es un director singularmente poco visitado por la inspiración de quien se estrenan sus últimas películas por el solo motivo, supongo, de que en Francia han resultado comerciales. Es de todo punto envidiable el aprecio que allí sienten por su cultura audiovisual pero el cine local, como los vinos sin embotellar, no siempre viaja bien. Y una película como esta, sin resultar especialmente ofensiva, hace que uno añore ese otro gran invento francés, que tan bien saben exportar, del cine de autor, por más horas bajas que digan que atraviesa. Si Lavaine es un autor (a mí que me registren, parece que le han oido decir, aunque firme también el guión) lo es de relatos blandos y previsibles, sin grandes tensiones dramáticas y menos formales. Aquí repite con Alexandra Lamy que encarna una especie de versión desangelada de Amelie que tiene un trauma de nacimiento: antítesis de Salomón, es incapaz de tomar una decisión y tirar por la calle de en medio. Eso le hace sufrir cuando le plantan delante el menú de un restaurante y acaba comiendo sesos; pero –atención, spoiler– también cuando debe escoger entre dos pretendientes. Aunque sean tan sosos como los dos entre los que hace zig zag zapping aquí en un continuo sin vivir que tiene menos de enredo de comedia como Lubitsch manda (vean «Una mujer para dos») que de día de la marmota.