Críticas de Cine

¡Canta! (****): Una animalada de Operación Triunfo

Una película de animación, llena de música, de animales divertidos, de línea tan clara como sus mensajes y en la que nadie, por vetusto y soso que sea, dejará de pasarlo bien

Hay que darle las gracias a Ilumination Entertainment, la productora que sin ser Disney o Pixar nos regala este tiempo de fabuloso recreo ahora que cierran los colegios. Una película de animación, llena de música, de animales divertidos, de línea tan clara como sus mensajes y en la que nadie, por vetusto y soso que sea, dejará de pasarlo bien las apenas dos horas que dura.

Es una comedia musical cuyo argumento consiste en un concurso de voces y estilos, todas magníficas y de los animales más insospechados, con la intención de reflotar un teatro que se va a pique para desesperación de su dueño, un koala llamado Buster Moon. En su versión original, las voces son las de Matthew McConaughey, Reese Whitherspoon, Scarlett Johansson, John C. Reilly, y así; y en su versión doblada al español, pues son las de Concha Velasco, Paco León, Santi Millán…, pero en ambos casos las canciones, que son muchas y estupendas, están interpretadas en su versión original, música de la de casa, de los setenta, ochenta, bailable, de Cohen, los Beattles, Frank Sinatra, Paul Anka, Steve Wonder…, si no para todos los gustos, sí para al menos un par de centenares de ellos.

Aunque la estructura de la película y su argumento tienen un molde perfectamente identificable en otras películas musicales, lo singular aquí es que la acción recae en un extravagante muestrario animal, absolutamente humanizado (en la anterior película de esta productora, «Mascotas», se establecía una diferencia entre animales y humanos que aquí desaparece), y se aprovechan con mucho ingenui las particularidades de cada especie para que brote un humor constante y hasta inteligente. Las diversas tramas de la historia, las circunstancias personales y familiares de cada uno de los animales-cantantes que son protagonistas del concurso, le añaden a la comicidad unas buenas dosis de emoción y sentimientos, de tal modo que supera en muchos vatios de potencia a todos esos programas televisivos a los que hace referencia, que están tan de moda y en los que se buscan talentos musicales, culinarios o estrafalarios.

«¡Canta!» no presume de una animación insólita ni de un argumento innovador o unos emparedados rebosantes de mensajes y principios (todo es muy natural, sencillo, divertido y digestivo), pero como película casi perfecta para ir a ver, como que le sobra el casi.

[Compra aquí tu entrada para ver la película]

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios