Crítica de Alanis: Sin centro, solo márgenes

La directora argentina Anahí Berneri logra para adornar su sórdida historia

Sofía Gala protagoniza «Alanis»
Sofía Gala protagoniza «Alanis»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hay dos aspectos que no se le pueden quitar (negar) a esta película, uno es el marco descarnado y extremo de sus personajes, situaciones y ambientes que la directora argentina Anahí Berneri logra para adornar su sórdida historia, y otro es el trabajo físico y químico que hace la actriz Sofía Gala para enmarcar a la protagonista, Alanis. Y ambos aspectos son los que se premiaron en el último Festival de San Sebastián. Pero, junto a esto que no se le puede quitar, también hay algo que no se le puede poner, y es sensación de originalidad a un argumento con la mirada fija en los moldes o envases donde se embotellan: una prostituta con un bebé, desahuciada, sumida en un irresoluble conflicto, encajada en un ambiente penoso y familiarmente hostil, que transmite ferocidad y dignidad en sus márgenes, y que huye de cualquier elemento sentimental y del menor paño caliente. Es desgarrada y no busca el menor contagio de esperanza o calor para el drama de sus personajes, lo cual probablemente le otorga credibilidad, contacto con lo real, pero también lejanía y capacidad para la catarsis. Hay palo, pero no zanahoria.

comentarios