Oti Rodríguez Marchante

Los premios que nos sacan la lengua

Para vivir en un país centralista y opresivo como vivimos, igual deberíamos ya sacarles la lengua a los que la utilizan para sostener tal cosa

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Lo más obvio de la lista de títulos candidatos al Goya a la Mejor Película del año es que la Academia de Cine Español no está obsesionada por el idioma de sus películas, pues en las cinco elegidas se pueden escuchar cuatro lenguas, el euskera en «Handia», el catalán en «Verano 1993», el inglés en «La librería» y el español en «El autor» y en «Verónica». Para vivir en un país centralista y opresivo como vivimos, igual deberíamos ya sacarles la lengua a los que la utilizan para sostener tal cosa. Ni tampoco está obsesionada la Academia con sus géneros preferidos, pues hay gran variedad de «asunto» entre estas cinco candidatas, que van del terror, al drama y de lo social a lo histórico. Habrá que criticar, pues, por otra cosa a la Academia. Algún sonoro olvido, alguna sobrevaloración, algún capricho…

Personalmente, en cada uno de los apartados, al menos de los principales, considero que hay más «goyas» de los que podrán otorgar y eso significa que habrá películas y directores y actores que, mereciéndolo tanto como quien los gane, se quedarán sin premio. Por ejemplo, y por resumir, o «El Autor» o «La librería», o ambos, perderán el Goya a la Mejor Película, y Aitor Arregi y Jon Garaño, o Paco Plaza, el de Mejor Director. Y ese componente de «injusticia» que tendrá, sin duda, el palmarés de los premios Goya de lo que hablará en realidad es de que hay más madera que lumbre en el cine español.

Y esto se ve aún más claro en los apartados de interpretación, y muy especialmente en los considerados «de reparto», donde residen las mejores actuaciones del año, y donde sería inexplicable que no ganara Adelfa Calvo, la increíble portera de «El Autor», o Bill Nighy, magistral en «La librería». Lo cual, además de justo, sería «injusto» para Anna Castillo, fascinante en «La llamada», o para José Mota y Antonio de la Torre, insuperables y divertidos en «Abracadabra» y «El Autor». Lo mejor es criticar ya a la Academia por los premios que va a otorgar.

comentarios