Es Noticia
«Portavozas»

Carlos Herrera carga contra Irene Montero: «No es un cargo público, es una carga pública»

«En este caso eres una "ignoranta" por mucho que hayas estudiado», reprochaba el periodista a la portavoz de Podemos después de que esta arremetiera contra la RAE por no apoyar su error con «portavozas»

Conferencia almuerzo con Carlos Herrera dentro del III Encuentro con Herrera en Cope. Foto: J. M. Serrano.
Conferencia almuerzo con Carlos Herrera dentro del III Encuentro con Herrera en Cope. Foto: J. M. Serrano.
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Señoras, señores, me alegro, buenos días», empezaba Carlos Herrera su monólogo esta mañana en Cope, y seguía: «Ayer, la verdad que la diversión estaba, además del asunto de Luis de Guindos, y este asunto que ocupa, si va a ser apoyado o no, si va a ser nombrado o no vicepresidente del Banco Central Europeo. Ya sabemos que el PSOE no le apoyó porque no es una mujer, y no le va a dar tiempo al cambio de sexo, me da a mí la impresión de aquí a final de febrero. Pero ayer lo divertido estaba en Irene Montero, que es la número 2 de Podemos, vía conyugar o vía meritoria, eso es lo de menos. Ayer, como le pasó a aquella señora que llegó a ser ministra de un Gobierno de España, que tiene narices, Bibiana Aído, que decía «miembros y miembras». Ayer esta señora decía portavoces y «portavozas», eso que puede ser un juego divertido, etcétera, etcétera», arrancaba para poner en contexto a los oyentes.

Después, entro en el nucleo del asunto: «Esta [Irene Montero] se lo toma en serio y quiere que la Real Academia lo contemple porque es la lucha de la mujer, etcétera, etcétera. Entonces cuando se le dice, vamos a ver, puedes ser ignorante o «ignoranta». En este caso eres una "ignoranta" por mucho que hayas estudiado. Lo de los master de Harvard y esas cosas, ¿no? Y no se queda sola, que ahora también le ha salido Adriana Lastra, que es del Partido Socialista, que claro, si ya ponemos a jugar con las “a” y las “e”, podría ser Adriana Lastre, más que Lastra, apoyándola porque lógicamente es la reivindicación de la lucha de las mujeres, y así».

Feminismo de salón

«Ahora resulta que el feminismo consiste en que todas las palabras acaben “a” –continuó el comunicador–, y las que acaban en “a” de por sí mismo habrá que reforzarlas. Uno es periodista, ¿pues yo soy "periodisto" entonces? A ver, Irene, ¿esto cómo va? ¿Los hombres tenemos voces y las mujeres tenéis vozas? No consiste solo en meter la pata. Cuando uno mete la pata la recoje y se olvida. Pues no, hay que huir hacia delante. Claro, es que entonces, Irene Montera habrá que reconocer que tú no eres un cargo público, tú eres una carga pública, y como tal, y como ahora queremos ser todos muy feministas, vamos a hacer lo imposible porque nuestro lenguaje acabe en “a”. Asique esta mañana, pues haremos una programa de "radia" donde todas las noticias las cantaremos y contaré más. Y donde además, procuraremos entretenerles con todos los “titularas” que ahora mismo vamos a leer», cerraba el discurso Carlos Herrera.

Otros lapsus históricos

Tanto ir y venir de la ceca a la meca, tanto va el candidato a la fuente del lenguaje, que a veces se rompe como un cántaro, pasa del coro a las vergüenzas y pierde la formalidad. Suele salir del paso con una sonrisa (entre las risas del personal) y echándole cara para que no se lo echen en cara, pero sabedor de que aquello tiene un telediario por lo menos, cuando no un «trending topic».

Pero hemos visto ya de todo. Irene Montero salía ayer inventando a las «portavozas» porque no se sabe ya lo que portan, si la voz del grupo o es que son buenas mozas. Hay otros casos similares que marcaron nuestras risas.... En lugar de evitar que los políticos fallen a sus votantes, los «follan», como dijo la senadora del PP Clara San Damián en un lapsus histórico sobre la capacidad resolutiva de su formación.

Como el ridículo no entiende de ideologías, el propio presidente del gobierno socialista José Luis Rodríguez Zapatero había sido precursor de ese gazapo cuando, en un momento en el que hablaba de estímulo (aunque referido al turismo de españoles hacia Rusia) se le subió a la cabeza y en vez de asegurar, como quería, que haremos todo lo posible «por apoyarlo» a ese turismo, lo que dijo fue que, después de estimularlo, haremos lo posible por «follarlo».