El mirador, bajo la estatua ecuestre de Alfonso XII, domina las vistas del estanque del Retiro
El mirador, bajo la estatua ecuestre de Alfonso XII, domina las vistas del estanque del Retiro - JOSÉ RAMÓN LARA ramón ladra

El Retiro reabre su mirador secreto en abril tras 30 años cerrado

Las visitas se podrán reservar a partir del 3 de abril, después de concluir las obras de restauración el mes pasado

Actualizado:

La epidemia de tuberculosis que asoló España también se llevó por delante a Alfonso XII. El monarca murió con apenas 27 años, pero el respeto y el cariño que el «Pacificador» desprendió a su pueblo durante su corto reinado se materializó en un monumento erigido en el estanque del Retiro y costeado, en su mayor parte, por las aportaciones voluntarias de los españoles. Fue su heredero, Alfonso XIII quien, cuando alcanzó la mayoría de edad, inauguró el conjunto escultórico en 1922, veinte años después de que fuera encargado a José Grasses Riera, que falleció sin poder ver su obra completada. Al mirador que se oculta bajo el pedestal de la estatua ecuestre del Rey, obra de Mariano Benlliure, apenas han podido subir unos pocos privilegiados. Solo se ha abierto en breves y excepcionales periodos de tiempo. Sin embargo, tras un proceso de profunda restauración, a partir de la segunda quincena de abril, los madrileños podrán disfrutar de las vistas de este extraordinario observatorio.

Pese a las donaciones de los ciudadanos, la falta de dinero provocó una mala elección del material con el que se construyó el monumento, motivo por el que se necesita restaurar cada cierto tiempo. La carencia de recursos económicos también afectó al diseño inicial ideado por Grasses Riera en 1902, que contaba con más decoración, esculturas y jarrones japoneses, que desaparecieron tras la Guerra Civil. En las memorias escritas del arquitecto, habla incluso de la posibilidad de incluir un ascensor eléctrico en la torre. La escasez de financiación también provocó que los leones heráldicos postrados en las escalinatas, a modo de centinelas del Rey, se erigieran en piedra caliza de Novelda en vez de en bronce fundido, como estaba ideado. La vegetación y el alto grado de humedad del entorno han deteriorado mucho este tipo de material inadecuado por su porosidad.

La doble columnata jónica representada con los escudos de las provincias españolas que rodea a la estatua del monarca simboliza el abrazo de España a su estimado Rey. La idea está inspirada en la de la plaza de San Pedro de Roma, donde las columnas que salen de la basílica representan los brazos de la iglesia que acogen en su seno a los fieles cristianos. La torre posee un arranque en forma de cruz griega que en algunas ocasiones ha sido catalogada como «cripta», aunque estudios posteriores certifican que no se horadó ninguna estancia bajo el nivel de rasante. No obstante, sí que está constatado que el mirador llegó a acoger un pequeño museo con grabados de la vida del monarca. La entrada también fue gratuita, pero el proyecto de visitas no duró demasiado.

Después de más de tres décadas cerrado bajo llave, las humedades y la estrecha escalera que brota por el interior de la torre de 22 metros han impedido ascender con comodidad a la sala acristalada del mirador, que se ubica en la orilla del estanque donde estaba el antiguo embarcadero. Para acondicionarlo, se ha tenido que picar, reparar y tratar el revestimiento interior; se ha rehabilitado la estructura metálica interna; se han quitado los vidrios de las ventanas fijas en la parte intermedia de la torre y se han sustituido por mallas para facilitar su ventilación; se ha limpiado la piedra caliza y los muros de ladrillo que visten el torreón por dentro; se ha desmontado la instalación eléctrica para adaptarla a la normativa vigente; y se han restaurado los herrajes y la cerradura de la puerta de entrada.

Visión 360 grados

Las obras de restauración del hemiciclo norte y sur, y de la torre-mirador, con cargo a las Inversiones Financieramente Sostenibles de 2016, por un valor total de 281.343,78 euros, finalizaron en junio. La apertura del monumento estaba prevista, en un principio, para el pasado verano, pero se retrasó hasta esta primavera para que coincidiera con el final de la restauración integral del conjunto escultórico. «Preferimos abrir el mirador cuando no estuvieran por medio los andamios del hemiciclo», explica a ABC la directora general de Intervención en el Paisaje Urbano y Patrimonio Cultural, Marisol Mena.

Una vez que ya se ha acondicionado todo, a partir del 3 de abril se inaugura el plazo para reservar las visitas guiadas y gratuitas a través de la web de reservas de Patrimonio (https://reservaspatrimonio.es/). «Por primera vez en décadas, los madrileños podrán ver El Retiro desde las alturas y con una visión de 360 grados», anuncia Mena, que destaca la «importancia de que el ciudadano pueda disfrutar del patrimonio madrileño». Durante la primera fase, entre abril y septiembre, se celebrarán cinco visitas guiadas por semana para un aforo de diez personas cada pase: tres serán los sábados por la mañana y otros dos serán los miércoles por la tarde. En total, el Ayuntamiento calcula que se podrán realizar unas visitas 800 al año.