Exposición

La Numancia inédita de Adolf Schulten, en el Museo Arqueológico Regional de Madrid

La institución acoge una muestra sobre el mito numantino a través de la figura descubridor del cerco de Escipión

La exposición ha logrado traer desde Alemania 500 piezas nunca vistas en España. En julio se expondrán en Soria

MADRIDActualizado:

La imagen de Adolf Schulten dibujando sobre los restos de los campamentos romanos del cerco numantino refleja la pasión que este historiador alemán invirtió para intentar verter luz sobre la estoica resistencia del pueblo arévaco ante la invasión romana. La fotografía, tomada en 1906 sobre las ruinas del campamento de Peñarredonda –uno de los siete que participaron en el cerco de Escipión Emiliano el Africano–, es el punto de partida de la exposición «Schulten y el descubrimiento de Numancia». Una muestra, que se puede visitar gratis en el Museo Arqueológico Regional hasta el próximo 9 julio, con la que Madrid se suma a los actos conmemorativos del 2.150 aniversario de la toma de la población celtíbera por Roma.

La muestra, que trae a España por primera vez piezas procedentes de la excavación conservadas en Alemania, disecciona el mito numantino entre la realidad histórica y la leyenda. Unos hechos que, según los responsables de esta exposición, conservan intactos su «fuerza evocadora» y que aun inspiran valores que, desde el siglo XIX, sirven para asentar la construcción de las identidades nacionales.

El descubrimiento de la ciudad –en 1860, por Eduardo Saavedra– fascinó al historiador alemán Adolf Schulten hasta el límite de convertir su estudio en la piedra angular de su carrera. Numancia fue para él la Troya de Schliemann o el Knossos de Evans, en un momento de auténtica fiebre arqueológica. La toma de Numancia y su legendaria resistencia al invasor deslumbraron al entonces joven profesor alemán y su empeño –no exento de polémica y recelos por parte del resto de historiadores– concluyó con la excavación del impresionante cerco que Escipión Emiliano levantó a su alrededor para consumar su victoria y poner así fin a la concatenación de desastres bélicos contra el, a priori, indefenso pueblo arévaco.

Su legado ha sido una «larga sombra en el panorama académico español», hasta el punto de que muchas de sus conclusiones tras excavar el cerro de la Muela siguen vigentes o no han conocido una revisión hasta hace poco.

La exposición, comisariada por el director del Arqueológico Regional, Enrique Baquedano, invita así a profundizar en la compleja sociedad de la época. La cita ha propiciado además el retorno de casi 500 piezas desde el Museo Central Romano-Germánico, de Mainz (Alemania). A ellas se suman los fondos prestados por el Museo Numantino de Soria y otras instituciones, como el Arqueológico Nacional, el Instituto Arqueológico Alemán, la Biblioteca Pública de Soria, el Archivo General de la Administración y la Real Academia de la Historia.

Colaboración entre museos

Todas ellas han prestado piezas de sus colecciones, con importantes aportaciones como el vaso celtibérico de la «Doma del caballo», el diario de excavación de Schulten o armas procedentes de los yacimientos de Numancia. En total, siete centenares de objetos expuestos para ilustrar el discurso expositivo elaborado por Baquedano y Marian Arlegui –conservadora del Museo Numantino–. La exposición podrá verse a partir de julio en Soria.

La exposición ha servido además para la elaboración de un catálogo en el que una quincena de expertos profundizan en los temas propuestos a través de la historiografía, la filología o la arqueología. Para ello, han contado con las ilustraciones de Albert Álvarez Marsal. Una obra que acerca de forma didáctica el mito numantino.