Retrato de Lope de Vega que se exhibe estos días en su Casa Museo
Retrato de Lope de Vega que se exhibe estos días en su Casa Museo

Lope de Vega regresa a su casa

La Casa Museo acoge el retrato anónimo que puso rostro universal al Fénix de los Ingenios

Actualizado:

El Museo Lázaro Galdiano ha cedido temporalmente a la Casa Museo Lope de Vega, dentro del programa cultural «La pieza invitada», uno de los cuadros más importantes relacionados con el escritor del siglo de Oro (Madrid. 1562-1635). Un retrato anónimo que esconde un relevante capítulo en la historia del Fénix de los Ingenios. La pintura, datada entre 1650 y 1660, ofrece una imagen del poeta y dramaturgo de más de medio cuerpo, con sotana, manteo y la venera de la Orden de Malta. El lienzo, de tamaño medio –1,3 metros de altura por 1,1 de ancho, está considerado por los expertos en Historia del Arte como una de las obra que puso rostro universal al escritor. Y es que el retrato fue «con toda probabilidad» modelo para dos estampas muy divulgadas en el siglo XVIII.

Tras este cuadro se esconde, además, otra de las historias más desconocidas sobre el poeta: una mascarilla fúnebre que el escultor Antonio de Herrera realizó tras la muerte del literato. De ella se obtuvo también un busto en yeso que se conserva en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y que se considera como la imagen más fidedigna del rostro del autor del Siglo de Oro.

La obra se expone, hasta el 18 de junio, en el estudio de la Casa Museo. Una estancia donde Lope compuso algunas de sus obras más conocidas. El lienzo está ubicado junto al retrato del escritor que se exhibe en esta sala de manera permanente. Este último se trata de un depósito del Instituto Valencia de don Juan, que se presume copia del original de Van der Hamen en la colección del Príncipe Joseph-Clement de Bavaria.

José Lázaro Galdiano, fundador del museo homónimo, fue un gran admirador de Lope de Vega. Su pasión por la obra de este prolífico genio –se le atribuyen 3000 sonetos, tres novelas y cerca de 1.800 obras teatrales– le llevó a adquirir varias obras relacionadas con su figura. Entre otras, la colección guarda noventa y dos cartas autógrafas y dos retratos: uno pintado por Eugenio Cajés (Madrid, 1574 - 1634) y otro, anónimo, que es el que se exhibe ahora. El primero de ellos, que ya fue pieza invitada de la Casa Museo en 2016, es también una de las imágenes más repetidas en la representación del escritor. Atribuido al pintor manierista, este retrato representa la amistad y admiración que unió al Fénix de los Ingenios con el artista. De hecho, Lope elogió sus cualidades en obras como en «El Laurel de Apolo». Precisamente esa es uno de los títulos, junto con «Arcadia», que se representan en el retrato anónimo que ahora se expone.

Esta nueva edición de «La pieza invitada» se completa con visitas especiales todos los jueves y viernes, a las 10 y a las 14 horas. Estos recorridos analizan las diferentes versiones de la imagen de Lope de Vega que han llegado a nosotros a través de los siglos.