Exposición

Guardiamarinas, 300 años de la Real Compañía a la Escuela Naval

La exposición se enmarca en los actos conmemorativos de su tercer centenario que la Armada española está llevando a cabo este año

abc_madridActualizado:

El Museo Naval de Madrid acoge en su sala de exposiciones temporales la muestra «Guardiamarinas (1717-2017). 300 años de la Real Compañía a la Escuela Naval». En total, se exhiben 82 piezas distribuidas en cinco espacios que nos relatan aspectos sobre origen, desarrollo y actualidad de esta Institución. Gran parte de los fondos exhibidos pertenece al Museo Naval de Madrid y al Archivo del Museo Naval. Además, se ha contado con piezas cedidas por Instituciones como Museo del Prado, Archivo General de Indias, Biblioteca Nacional de España, Universidad de Sevilla, Museos Navales de Ferrol y Cartagena, Real Observatorio Astronómico, Cartoteca del Archivo General Militar de Madrid, Instituto Hidrográfico de la Marina y la Escuela Naval Militar.

La exposición encuadra en los actos conmemorativos del 300 Aniversario de la creación de la Real Compañía de Guardiamarinas que la Armada española está llevando a cabo durante 2017. El recorrido arranca poco tiempo después del Descubrimiento de América. Un episidio que hizo necesaria la creación de una serie de instituciones que regularan el comercio y tráfico con las colonias. «En España, el personal de mar estaba organizado en una serie de armadas eventuales que surgían y desaparecían según las necesidades. No existían embarcaciones adecuadas ni tripulación idónea para travesías transoceánicas», explican sus organizadores.

En un segundo expacio de la muestra , con la instauración de la dinastía borbónica de fondo, se aborda la la creación de una Armada capaz de defender y extender los intereses de la Corona española allá donde correspondiera se hacía cada vez más necesaria y urgente. Y la creación de la Real Compañía de Guardiamarinas obedeció a al proyecto de Felipe para renovar un país que, «lastrado por siglos de Inquisición», sufría graves atrasos en muchos ámbitos. Guardiamarinas fueron Jorge Juan, Antonio de Ulloa o Vicente Tofiño.

El siglo XIX y con él, el declive del país y, en consecuencia, de la Armada. Confluyeron circunstancias como la derrota en Trafalgar, la invasión francesa y posterior Guerra de Independencia, el proceso de emancipación de las colonias de ultramar y, en consecuencia, las dudas sobre la efectividad de mantener una Armada para su protección. Por último, una vez más, el retraso en la aceptación y aplicación de las innovaciones técnicas que aportaba la revolución industrial. La penuria económica supuso la suspensión en la admisión de guardiamarinas durante un tiempo y la apertura y cierre de varios centros para su formación. En 1834 se eliminan las pruebas de nobleza para el acceso a la Real Academia. La fragata “Asturias”, fondeada en Ferrol, fue convertida en Escuela Naval Flotante según decreto de 1869.

Incorporación de la mujer a la Armada

El siglo XX trajo consigo la inauguración de la Escuela Naval de San Fernando en 1913; la botadura del buque-escuela «Juan Sebastián de Elcano» en 1928; la coexistencia durante la Guerra Civil del centro gaditano con la Escuela Naval Popular en Cartagena; el traslado en 1943 de la Escuela Naval Militar a Marín, de donde salen formados los nuevos Guardiamarinas del Cuerpo General, Infantería de Marina y Oficiales de Intendencia e Ingenieros y Reserva. Y, finalmente, por Real Decreto de 1988, la incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas.

En este siglo XXI, la Escuela Naval Militar de Marín ha adaptado su plan de estudios al Espacio Educativo Europeo a través del Plan Bolonia. Desde el curso 2010/2011, la ENM, adscrita a la Universidad de Vigo, imparte a los Guardiamarinas, simultáneamente y complementaria a su titulación específica de Oficial, el Grado de Ingeniería Mecánica, con especialización en Tecnologías Navales.

Mar-dom: 10:00 – 19:00 h (agosto: 10:00 – 15:00 h)

Cerrado: Lunes