La noria es una de las atracciones clásicas que estos días estarán abiertas en la Plaza Mayor
La noria es una de las atracciones clásicas que estos días estarán abiertas en la Plaza Mayor - BELÉN DÍAZ

Una feria de fantasía en la Plaza Mayor

La compañía de teatro de calle Antigua & Barbuda transformará el histórico espacio madrileño con ocho atracciones

MadridActualizado:

La Plaza Mayor se convertirá en un pequeño parque de atracciones mágico y surrealista durante este fin de semana, gracias a ocho atracciones en las que se reutilizan poéticamente objetos en desuso para otorgarles una nueva vida. Estos artefactos, creados por el ingenio y la fantasía de Jordà Ferrer y Óscar de Paz, invadirán todos los rincones de la mano de la Compañía de Teatro de calle Antigua & Barbuda.

Cada una de las atracciones de la Feria son protagonistas de sus propios universos, donde los visitantes se transforman en escenario y en material de la escenificación para que las maquinas que forman la feria puedan expresarse y mostrarse por completo. Las atracciones están orientadas a los más pequeños pero, al contrario que en otras ocasiones, los adultos tienen un papel fundamental ya se convertirán en el elemento motriz que hace que cada una de las piezas mueva a las demás, haciendo participar a los padres en el juego de los niños y creando un universo fantástico donde cada uno encuentra su mundo.

«Creé la primera de estas máquinas en 2003, como un homenaje al nacimiento de mi hija y a mi ilusión por jugar con ella de una forma diferente, divertida y original», explica Ferrer, que considera la Plaza Mayor como «un espacio cuya estética antigua realza la belleza» de lo que él denomina sus «arquitecturas de feria», un entretenimiento con «mucho más trasfondo artístico que un tiovivo u otras atracciones típicas para los niños».

«Arquitectura de Feria» es el nombre de esta nueva propuesta del Legado del IV Centenario de la Plaza Mayor, que tiene como principal objetivo consolidar a la Plaza Mayor, tras la extensa programación que se desarrolló durante 2017, como uno de los grandes escenarios de la ciudad para que se mantenga como un espacio vivo que continúe siendo un importante foco cultural, festivo y social.

Para grandes y pequeños

Una de las atracciones de «Arquitectura de Feria» es «La Tingalya», una noria muy particular inspirada en el universo del pintor y escultor Jean Tingaly. En ella, los niños están suspendidos en unas peculiares cestas mientras que los adultos se convierten en el aparato que acciona el movimiento de la rueda.

También hay un original carrusel pensado para pequeños y grandes inspirado en los juguetes antiguos, una caseta de tiro y un «Árbol de Hierro» del que cuelga un triciclo antiguo, un trineo biplaza, y una bicicleta tándem, Otra de estas «arquitecturas de feria» se llama «Zootropo», un juego de niños inventado en el siglo XIX, que hace girar un tambor gira para generar imágenes que cobran gran dinamismo. Además, hay un gran columpio construido a partir de dos trineos antiguos que hará las delicias de los más pequeños, y también de los mayores que quieran participar. Los que prefieran descansar, podrán disfrutar de unas curiosas tumbonas de feria, diseñadas expresamente para desconectar del mundo exterior.

Estas singulares «máquinas» que llegan por vez primera a Madrid han recorrido medio mundo, pasando por Australia, Nueva Zelanda, Francia, Chile, Argentina, Dinamarca, Alemania o Bélgica, y en nuestro país ya han sido presentadas en varias localidades de Cataluña antes de recalar en la capital. El acceso a todas las atracciones, que estarán dinamizadas y conducidas por los actores de la Compañía Bambolea y la Escuela de Circo Carampa, será completamente gratuito.

La compañía Antigua y Barbuda también tiene una larga trayectoria internacional, pues ha llevado sus espectáculos a países tan dispares como Brasil, Canadá o Chile. Son especialistas en teatro de calle «hecho desde la humildad y la alegría», y se han convertido en invitados habituales en los mejores festivales de teatro de nuestro país.