Cocido del restaurante el Gato Canalla y una de las habitaciones del hotel Indigo Gran Vía
Cocido del restaurante el Gato Canalla y una de las habitaciones del hotel Indigo Gran Vía - ABC
Ocio

Domingos de cocido y siesta en un hotel de Gran Vía

Un cuatro estrellas de Madrid ofrece la posibilidad de echar una cabezada tras disfrutar del copioso plato típico

MADRIDActualizado:

Gula y pereza en un mismo «pecado». Esa es la propuesta que un hotel de Madrid ofrece para sus comidas del domingo. Y lo hace a través del más universal de los platos madrileños –junto con los callos–: el cocido. El restaurante El Gato Canalla del Hotel Indigo Madrid Gran Vía, ofrece hasta que acabe el mes de marzo un menú dedicado al cocido madrileño y la posibilidad de dormir en una de las habitaciones del hotel, tras la copiosa comida.

Fueron los romanos los que primero explotaron el negocio de las comidas con siesta. Las «tabernae» (tabernas) y «popinae» (el antecedente de las casas de comida rápida en el imperio romano» pusieron de moda la costumbre de ofrecer, entre otros servicios, la posibilidad de echar una cabezada después de comer. Frente a los pequeños cubículos en los que los romanos reposaban, el hotel cercano a la Gran Vía ofrece una cómoda estancia. Y sin prisas: la habitación se puede usar durante 2 horas y media.

Un plan para disfrutar de los domingos de frío y lluvia en la capital que permite degustar un pedacito de cultura gastronómica madrileña. En dos vuelcos, con un primero y un segundo, el cocido madrileño que genera una reconfortante sensación de felicidad en los comensales pero también la imperiosa necesidad de reposar y vivir sin prisas la experiencia.