Editorial ABC

La UCO tiene que dar explicaciones

La lucha contra la corrupción exige eficacia judicial y compromiso institucional, pero también un respeto escrupuloso por la presunción de inocencia

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes - EFE

La corrupción es, sin duda, uno de los principales problemas de España, pero su lucha no puede convertirse en un campo de batalla político en el que todo vale con tal de sacar rédito electoral y atención mediática, incluso a costa de atropellar derechos fundamentales, como la presunción de inocencia, o saltarse las reglas básicas del Estado de Derecho. En tal caso, la Justicia dejaría de ser merecedora de tal nombre. El hecho de que la Guardia Civil vinculara en un informe a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, con la trama Púnica levantó ayer una enorme polvareda que fue aprovechada por Podemos para justificar su moción de censura contra el Gobierno regional en un nuevo intento por recabar apoyos, dando así por hecha su culpabilidad.

Sin embargo, en España, como en todo Estado de Derecho, tanto la apertura de diligencias como la imputación de posibles delitos y la investigación de sospechosos corresponde a los jueces, y, en este caso, ni el instructor, Eloy Velasco, ni la Fiscalía Anticorrupción han encontrado indicios que relacionen a Cifuentes con la presunta financiación ilegal del PP, de modo que la petición de la Benemérita fue descartada, al igual que la de otros muchos cargos y personas que, de uno u otro modo, aparecen en el sumario de esta operación. Resulta muy preocupante el alto grado de indefensión e inseguridad jurídica al que se está llegando en España por culpa de la torticera instrumentalización política que se hace de la Justicia a cuenta de la corrupción. La lucha contra esta lacra exige eficacia judicial y compromiso institucional, pero también un respeto escrupuloso por la presunción de inocencia y los principios sobre los que se asienta el Estado de Derecho. De lo contrario, lo que se roba es la Democracia.

Toda la actualidad en portada

comentarios