EDITORIAL

La peligrosa estrategia de Pedro Sánchez

El reciente acuerdo firmado por el PSOE y Podemos en Castilla-La Mancha para dar entrada al partido morado en el Ejecutivo regional ha sido interpretado como un experimento de cara a una futura alianza a nivel nacional, cuyos resultados serían muy negativos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo - ROBER SOLSONA
ABC - Actualizado: Guardado en: Opinión

Este mes se cumple un año del inicio de las negociaciones entre el PP y Ciudadanos para desbloquear la parálisis política que impedía la formación de gobierno desde finales de 2015, cuyo fruto fue la investidura de Mariano Rajoy el pasado octubre. Desde entonces, dicho pacto no solo ha garantizado la estabilidad política, sino el mantenimiento de la recuperación económica, ya que esta alianza se sustenta sobre ideas e intereses comunes para el país, a diferencia de la peligrosa estrategia que emplea el líder del PSOE, Pedro Sánchez, para tratar de alcanzar el poder, tal y como critica el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, en la entrevista que publica hoy ABC. El reciente acuerdo firmado por el PSOE y Podemos en Castilla-La Mancha para dar entrada al partido morado en el Ejecutivo regional ha sido interpretado como un experimento de cara a una futura alianza a nivel nacional, cuyos resultados serían muy negativos.

Las maniobras de Sánchez para formar un gran frente de izquierdas se sustentan sobre una profunda hipocresía y egoísmo, ya que su firme promesa de no pactar con el «populismo» se ha visto superada por su ambición personal de poder. Su confusa y desnortada propuesta «plurinacional», ideada para recabar el apoyo de los independentistas, amenaza con desbaratar los pilares de la Constitución y pone en riesgo la unidad de España. Además, su principal socio en esta arriesgada deriva política, Podemos, admira y comparte el nefasto ideario chavista que ha conducido a Venezuela hacia la dictadura y la más absoluta ruina. Y todo ello sin olvidar que ambos pretenden deshacer, una a una, las reformas y ajustes que están permitiendo a España salir de la crisis, con lo que el mantenimiento de la recuperación también correría peligro.

Toda la actualidad en portada

comentarios