Mujeres, hombres, seres y viceversa

No es lo mismo una obra de arte que una obra de Sartre. Las diputadas de Ciudadanos pueden ser las dos cosas

Rosa Belmonte
Actualizado:

Felipe González dijo a Pepa Bueno que no hablaba ni con Rajoy ni con Sánchez, pero sí con Rivera («alguna vez, poco»). Lástima que no hable con Melisa Rodríguez para luego contarlo. A la diputada de Ciudadanos le han hecho una entrevista en masmujeronline.com y una de las preguntas es la siguiente: «Partiendo de la base de que el feminismo es la lucha por y para la igualdad real de género, ¿es usted feminista?». Respuesta: «Yo busco la igualdad de las personas reales: mujeres, hombres y seres. Por ello presentamos el proyecto de ley para que los perros sean personas. No se puede tener un ser vivo como si de un bien material se tratase. Creo en las personas por igual, sin etiquetas».

Y llevamos años criticando a Margaret Thatcher porque dijo que la sociedad no existe, que sólo existen hombres y mujeres (y tampoco tengo muy claro qué era ella). De la entrevista también me gusta esto: «Detecto que está constantemente sonriendo. ¿Suele mantener esa sonrisa con frecuencia?». «Sí, aunque hay ocasiones en las que tienes que quedarte sin sonrisa para que entiendan cuándo vas en serio. Sonrisas y buen rollo, sí, pero tonta, no». Ella cree ser más de Glenn Gould que de Yul Brynner. El pianista sostenía que el mayor peligro para aquel que intentaba expresar sus ideas más serias con humor era el de no ser creído. El actor se quejaba de la ventaja injusta que las chicas tenían sobre los hombres porque si no podían conseguir lo que querían siendo listas podían hacerlo siendo tontas.

Boadella (tonto, no) también va con sonrisas y buen rollo. Ríe en libertad (pero lejos), diciendo basta en nombre de los ciudadanos de Tabarnia «a tantos capullos disfrazados de segadors», tomándose a chufla todo y todos y teniendo la misma estima por Pla que por los euros. Hay cosas que parecen de risa (lo de Melisa Rodríguez) y cosas que son de risa a propósito (Boadella), pero porque el verdadero humor parte de la realidad (el independentismo ceporro). Aunque como el president Boadella aclaró en su discurso, él es un payaso. Eso sí, un aprendiz a lado de los separatistas. S. J. Perelman, el más divertido de los escritores (aparte de sus relatos, está detrás de algunas películas de los hermanos Marx) creía precisamente que el humor tiene que venir de la realidad. Leía periódicos y revistas de todo el mundo tratando de encontrar inspiración en las noticias. «No hay nada más aburrido que el sinsentido basado en el sinsentido». Eso invalidaría la broma de Boadella, que funciona como espejo deformante. Porque a veces la realidad es un sinsentido. Boadella y Serrat son personas no deseables para la ortodoxia independentista. Anoche estaba previsto emitir en TV3 Serrat, el noi de Poble Sec, un especial sobre el cantante «traidor» y «unionista», como lo llaman quienes han propuesto un boicot (no verlo, vaya). Ya saben que criticó el referéndum del 1-O. Los que protestan también piden que TV3 sustituya el especial de Serrat por otro de Lluis Llach, que sí es kosher.

Boadella decía en su alocución que esa gente había hecho del Parlament el auténtico Teatro Nacional de Cataluña. Porque lo de Melisa Rodríguez será involuntario, cosa de su misma mismidad, pero lo de los catalanes empecinados es más elaborado, con guión, con escaleta. Volviendo a Melisa, da la impresión de que Albert Rivera pone este tipo de elementos para parecer más listo. Ayer salió Mónica Oltra con que si Arrimadas fuera hombre ya le estaría disputando el liderazgo a Albert Rivera. Con la otra, que parece una obra de Sartre (el ser y la nada), está tranquilo.

Rosa BelmonteRosa BelmonteArticulista de OpiniónRosa Belmonte