Salvador SostresSeguir

El «marianismo» Salvador Sostres

El presidente ha conseguido lo que quería, que es quedar bien con los socialistas y con Ciudadanos para facilitarse los pactos que han de venir

El «marianismo»

El presidente Rajoy ha conseguido otro éxito de su personalísima diplomacia. Salió a decir por Navidad, después de una bella caminata por su tierra, que el accidente del Yak-42 ocurrió hace mucho tiempo y que en cualquier caso estaba ya judicialmente sustanciado, lo que pudo parecer un apoyo a Federico Trillo, pero ayer el exministro de Defensa dejó su puesto como embajador en el Reino Unido, tras la asunción por parte de María Dolores de Cospedal de la publicación del informe del Consejo de Estado que culpa a Defensa del siniestro.

El presidente ha conseguido lo que quería, que es quedar bien con los socialistas y con Ciudadanos para facilitarse los pactos que han de venir, sin que el sacrificio del histórico dirigente de su partido le salpicara. Y además, cuando llame a su viejo amigo para desearle lo mejor, Trillo no tendrá más remedio que agradecerle el apoyo que le prestó en su momento más difícil. La noche del 20 de diciembre de 2015, al conocerse los resultados de las primeras elecciones, que tan poco halagüeños parecieron para Rajoy, una de sus más estrechas colaboradoras me dijo, muy tranquila, que su jefe iba a continuar en La Moncloa: «Son tres niñatos contra un señor muy listo». Y desde entonces ha demostrado que, pese a las veces que ha sido dado por muerto, está más vivo que cualquiera y sabe sacar todo el provecho de sus virtudes, hasta convertir sus defectos en lo que decían los últimos versos del poema que Gabriel Ferrater le dedicó a Jaime Gil de Biedma: «Your poems and my poems, our old own private joke».

El «marianismo» ha recibido tantas lecciones como víctimas silenciosas ha causado; y la próxima podrías ser tú. Es curioso el desdén con que insisten en tratarle estos intelectuales que siempre se equivocan y siempre quieren tener razón, eternos prologuistas del fin del mundo cuando aquí nuestra ordenada rutina goza de la mejor salud posible y todo sigue estando en perfecto orden de revista.

Salvador SostresSalvador Sostres
Toda la actualidad en portada

comentarios