EFE
Editorial ABC

Inmigración irregular, un problema capital

En lo que va de año, ya son más de 15.000 los inmigrantes rescatados, superando en cerca de 2.000 el número de entradas registradas el pasado ejercicio

Actualizado:

La grave crisis política acaecida en Cataluña ha desviado la atención de otros problemas importantes, como el aumento de la inmigración irregular, cuyo tratamiento urge abordar cuanto antes con el fin de encontrar soluciones eficaces a corto y medio plazo, ya que las continuas y crecientes oleadas de sin papeles que llegan a las costas españolas supone uno de los mayores desafíos que afrontan las autoridades nacionales y comunitarias, tanto a nivel social como de seguridad. Los cientos de inmigrantes que han sido rescatados el pasado fin de semana en aguas de Murcia y del Estrecho de Gibraltar, gracias a la excelente labor llevada a cabo por Salvamento Marítimo y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, son tan solo una de las múltiples avalanchas de pateras que han organizado las mafias durante las últimas semanas, aprovechando las favorables condiciones meteorológicas.

En lo que va de año, ya son más de 15.000 los inmigrantes rescatados, superando en cerca de 2.000 el número de entradas registradas el pasado ejercicio tanto por mar como por tierra, evidenciando así la acuciante necesidad de adoptar medidas para combatir el lucrativo negocio del tráfico de personas y garantizar una política migratoria legal y ordenada. El desafío secesionista ha monopolizado el debate público y buena parte de la actividad política en los últimos meses, desplazando de la agenda asuntos que, sin duda, también resultan prioritarios para el interés general del país. La costa española no solo es una frontera nacional, sino comunitaria. España y el resto de socios europeos deben trabajar juntos en la consecución de una auténtica política común en esta materia para frenar la llegada masiva de irregulares, facilitar la integración social de los inmigrantes y reforzar la seguridad.