OPINIÓN

Esperpento

¿Qué más hay que ceder? ¿Son estas las condiciones comunes de los trabajadores españoles?

Esperpento
Ignacio Marco Gardoqui - Actualizado: Guardado en: Opinión

El esperpento se adueñó ayer del Congreso de los Diputados y el Gobierno mordió el polvo. Desde 1979 no había sucedido nada así y el decreto ley preparado para solucionar el problema de la estiba fue rechazado. Unos lo hicieron por ideología, otros por conveniencia partidista y algunos por pura estulticia. El PSOE se unió a Podemos, y a todos los miembros de su coro Gospel, y consiguió tumbar la iniciativa. Ciudadanos se abstuvo, en una muestra más de su gran altura de miras y en demostración de su enorme claridad política. La soledad del Gobierno se vio mitigada por el apoyo del PNV, UPN y Foro Asturias que asistieron al duelo con cariño.

Ya sabemos que Podemos y su coro Gospel votarán siempre en contra del Gobierno de Mariano Rajoy, incluso cuando éste proponga que dejemos de fumar, bebamos con moderación y comamos pocas grasas saturadas.

Del PSOE podríamos esperar algún rasgo de responsabilidad, pero ya se ve que sus cuitas internas le impiden actuar con ella. ¿Y Ciudadanos? ¿Qué quiere decir exactamente su abstención? ¿Que no le preocupa la pervivencia de una situación anacrónica? ¿Que desconoce la normativa europea que nos obliga a terminar con ella? ¿Que desprecia la multa que nos viene encima?

Los dirigentes de Ciudadanos apaciguan su melindrosa posición con la tradicional, y ya exasperante, apelación al diálogo. Pero no es fácil de adivinar qué es exactamente lo que propone negociar. Máxime, cuando los trabajadores de la estiba han obtenido garantías de empleo y jubilaciones a los 50 años con el 70% del salario. ¿Qué más hay que ceder? ¿Son éstas las condiciones comunes de los trabajadores españoles? ¿Dónde reside la justificación de esas ventajas?

Respuesta sencilla, en la fuerza. En la fuerza que proporciona poder parar el tráfico marítimo en toda España, amparada por una ley de huelga de antigüedad franquista que antepone los derechos amparados de los sindicatos a los derechos lesionados a todo el país.

Los sindicatos desconvocaron inmediatamente la huelga prevista para los próximos días en uno de los pocos rasgos de coherencia que vimos ayer y el PNV escenificó su cambio de rumbo. Bienvenido a la responsabilidad.

Toda la actualidad en portada

comentarios