Un vehículo de la Policía Nacional abandona el TSJN con uno de los cinco acusados
Un vehículo de la Policía Nacional abandona el TSJN con uno de los cinco acusados - EFE
Editorial ABC

Agresiones sexuales: tolerancia cero

El deplorable caso de «la manada», como se hacía llamar este grupo de jóvenes, fue un aldabonazo para poner al descubierto las intolerables conductas y actuaciones que tienen lugar en este tipo de festejos

Actualizado:

La presunta violación grupal que aconteció en los sanfermines del pasado año conmocionó a la opinión pública debido a la gravedad y sordidez de los hechos denunciados, pero el eco que obtuvo también supuso un punto de inflexión que debe ser aprovechado por las instituciones públicas y el conjunto de la sociedad para implantar en la conciencia colectiva un férreo clima de tolerancia cero contra las agresiones sexuales, en particular, y los nocivos abusos y atropellos que siguen sufriendo algunas mujeres. Ayer comenzó en Pamplona el juicio a los cinco acusados de haber violado a una joven madrileña de 18 años en la madrugada del 7 de julio de 2016. La Fiscalía pide 22 años y 10 meses de cárcel para cada uno por un delito continuado de agresión sexual, otro contra la intimidad y un tercero por robo con intimidación, mientras que el abogado de la víctima y las acusaciones populares solicitan penas de entre 24 y 25 años de prisión, respectivamente. Ahora es el turno de que actúe la Justicia para dictaminar, finalmente, la culpabilidad o inocencia de los acusados tras meses de instrucción e investigación policial.

Sin embargo, con independencia de lo que concluya la sentencia, el deplorable caso de «la manada», como se hacía llamar este grupo de jóvenes, fue un aldabonazo para poner al descubierto las intolerables conductas y actuaciones que tienen lugar en este tipo de festejos contra la integridad y dignidad de la mujer, ya que, hasta ahora, pasaban inadvertidas. Aunque, por fortuna, este tipo de comportamientos son minoritarios, su castigo, tanto a nivel judicial como social, ayudará a denunciar casos similares y otras actitudes perniciosas que, sin llegar a tales extremos, también atentan contra la mujer, contribuyendo así a erradicarlos de la sociedad.