El 15% de los envases de vidrio de Coca-Cola proceden de materiales reciclados
El 15% de los envases de vidrio de Coca-Cola proceden de materiales reciclados - ABC

La segunda vida de una Coca-Cola

La compañía apuesta por la economía circular maximizando recursos y aplicando el ecodiseño a los envases

Actualizado:

La vida de un envase no termina cuando lo desechamos. Si lo tiramos en el contenedor adecuado tiene garantizada una segunda vida como material para elaborar nuevos productos, que en algunos casos pueden volver a ser envases. Por ejemplo, todos los envases de Coca-Cola contienen materiales reciclados o incluyen materiales de fuentes orgánicas. Así, de los envases que la compañía pone en el mercado el 50% de las latas de aluminio, el 25% de las latas de acero, el 15% de los envases de vidrio y el 12% de los envases de plástico proceden de materiales reciclados. Y la compañía tiene el firme compromiso de conseguir que sus envases contengan cada vez un porcentaje mayor de material reciclado.

Esto, además de impulsar la reciclabilidad de los materiales, supone una reducción importante de las emisiones de CO2; por ejemplo, el aluminio de fuentes recicladas utiliza solo el 5% de la energía y emite solo el 5% de las emisiones de CO2 del aluminio de fuentes primarias. Además, en hostelería y restauración se fomenta el uso del envase de vidrio rellenable, que se utiliza 35 veces de media durante su vida útil, en una apuesta clara por la reutilización de los envases.

En cuanto a envases de un solo uso, Coca-Cola fue la primera compañía en comercializar una botella de PET totalmente reciclable y fabricada en parte con materiales de base vegetal, conocida como PlantBottle, en 2009. El embalaje PlantBottle contiene hasta un 30% de materiales renovables procedentes de plantas como la caña de azúcar, que permite reducir la dependencia de los combustibles fósiles y, desde su lanzamiento, ha eliminado el equivalente a más de 315.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono con las botellas de plástico de PET.

A diferencia de la economía lineal tradicional de «extraer-fabricar-eliminar», la compañía se ha centrado en aprovechar al máximo todos los recursos, no solo para potenciar la sostenibilidad medioambiental sino también para maximizar su valor. La economía circular tiene como objetivo reutilizar, reciclar y reponer las cosas que más nos gustan, manteniendo en todo momento su calidad, un concepto tan loable como inteligente.

Con esta idea de convertir los desechos en recursos, y con el objetivo de servir de ayuda a proyectos de desarrollo en las regiones más desfavorecidas del planeta, se ha lanzado la iniciativa Ekocycle, en la que comunidades locales de Latinoamérica, África y Asia reciclan botellas de PET y las transforman en planchas, cargadores para teléfonos móviles, fundas de iPad, cuadernos y joyas sostenibles. Aparte de reducir los residuos y el impacto sobre el medio ambiente, gracias a esta iniciativa de reciclaje, junto con la iniciativa «5by20» para el empoderamiento económico de las mujeres, se proporciona una fuente de ingresos a muchas personas de diversas regiones del mundo en vías de desarrollo.

Dentro de la iniciativa «5by20», mujeres de todo el mundo están utilizando los embalajes reciclables para crear artículos artesanales únicos tales como bolsos, joyas, objetos decorativos para el hogar y mucho más. Este proyecto complementa estos esfuerzos facilitando el acceso a la formación en destrezas comerciales, financiación, mentores y redes de compañeros. Y al obtener unos ingresos superiores, las mujeres pueden invertir en sí mismas y en sus comunidades. Esta iniciativa internacional tiene también su versión española, donde se lleva a cabo el proyecto GIRA Mujeres, que ha ofrecido capacitación personal y profesional a 4.643 mujeres en la primera edición 2016/2017.