25º ANIVERSARIO

Red Natura 2000: la acuicultura contribuye a su conservación y desarrollo económico

El sector proporciona productos «sanos, seguros y de calidad» y posibilita el emprendimiento vinculado al ecoturismo, la gastronomía o las actividades subacuáticas, según un informe del Observatorio Español de Acuicultura

Actualizado:

12
  1. Natura 2000: veinticinco aniversario

    La red Natura 2000 celebra en 2017 el 25 aniversario de su creación por la Unión Europea (UE), que quiso, de este modo, desarrollar una herramienta de conservación dirigida a asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies y los hábitats que alberga el continente.

    Recientemente, la UE confirmaba que España se situaba como el segundo país europeo -por detrás de Reino Unido- con más superficie marina protegida, con un total de 84.400 kilómetros cuadrados -casi una cuarta parte de la superficie marina que la Unión incluye en la red Natura 2000-. Y seguía siendo, según el último barómetro publicado en abril, el estado con más superficie (terrestre y marina): suma 222.276 kilómetros cuadrados, que representan el 27,3% de la superficie de España.

    La acuicultura cuenta con los conocimientos y medios para garantizar su sostenibilidad

    El análisis incide también en que el sector de la acuicultura dispone de «los conocimientos y medios necesarios para garantizar su sostenibilidad», en especial desde el punto de vista medioambiental. Y concluye que al mismo tiempo que ofrece productos «sanos, seguros y de calidad», posibilita el emprendimiento vinculado al ecoturismo, la gastronomía o las actividades subacuáticas dentro de Natura 2000.

    «Muchas especies acuáticas encuentran gracias a la acuicultura una segunda oportunidad para su conservación. En todas las comunidades autónomas y también a nivel estatal se han llevado a cabo estrategias de repoblación cuyo punto de partida es la acuicultura, como la cría en cautividad y suelta de la trucha común, que a mediados del siglo XX mostraba un progresivo retroceso y motivó el inicio de la acuicultura en España», recuerda Javier Remiro, coordinador del Área de Pesca y Acuicultura Sostenibles de la FB.

    Datos de interés:

    Hay 258 establecimientos acuícolas localizados en espacios de la Red Natura 2000.

    Las regiones con mayor número de ellos son Andalucía y Cataluña. En cambio, no existen en Madrid, Islas Baleares, Ceuta y Melilla.

    El mayor porcentaje de instalaciones acuícolas se registran en el área marina, en comparación con el área continental.

    Las especies de peces más extraídas son la lubina y la dorada en el medio marino y la trucha en el continental. Le sigue de cerca la extracción de moluscos (siendo la ostra y la almeja las especies más cultivadas).

  2. Acuicultura en la red Natura

    El citado informe «Situación de partida y perspectivas de la actividad acuícola en Natura 2000 en España», elaborado por el Observatorio Español de Acuicultura, dependiente de la Fundación Biodiversidad (FB) del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, aborda, por ejemplo, los tipos de impactos presentes en la acuicultura que pueden condicionar el buen funcionamiento de la Red.

    Especies exóticas:

    Dentro de la UE está prohibido el cultivo de cualquier especie considerada como exótica, salvo que se trate de un sistema de cultivo cerrado, «en el que el riesgo de escape o liberación al medio no existe». En España hay dos empresas, una radicada en Andalucía y la otra en Murcia, que cultivan tilapia, una especie natural de Egipto.

    Escapes:

    Los individuos escapados suponen la principal afección sobre la fauna local

    Control de depredadores:

    El mantenimiento de altas densidades de organismos en cautiverio también atrae a otras especies de peces, aves (por ejemplo, el cormorán), mamíferos marinos (como el delfín), tiburones y tortugas marinas, sobre todo. La fauna salvaje que busca alimento y refugio en las inmediaciones de las instalaciones acuícolas causa, en ocasiones, daños a los organismos cultivados y en las estructuras. Unos ataques que repercuten de manera significativa en la productividad de la empresa, ilustran los autores del informe.

    Paíño europeo. «Los acuicultores asumen el perjuicio sin problemas por la vinculación ambiental que supone»

    Los responsables de las granjas aseguran que se trata de una especie que suele establecerse allí donde se localiza la explotación acuícola, aún cuando ésta se haya trasladado varias veces tras el agotamiento del recurso sembrado debido a la voracidad de esta ave, detalla Remiro.

    Con el paíño europeo, otra ave que se alimenta de los peces que se crían en las jaulas de acuicultura marinas, en cambio, ocurre lo contrario. Los acuicultores asumen el perjuicio sin problemas por la vinculación ambiental que supone, dado que su estado de conservación preocupa, reconoce Remiro.

    Para el sector, de momento, no se contemplan ayudas destinadas a mitigar estas pérdidas, como las que reciben los ganaderos cuando reportan ataques de lobos.

    Restauración del paisaje:

    Sobre todo en el caso de la acuicultura semiextensiva mediante la revegetación de las orillas o la recuperación de salinas o charcas abandonadas. Por ejemplo, las charcas de peces suelen estar rodeadas de los cinturones de juncos y vegetación natural, por lo tanto, proporcionan hábitats importantes para la flora y la fauna.