Una escasez en la pesca marina sería una catástrofe para las 800 millones de personas que dependen del pescado como fuente principal de alimento
Una escasez en la pesca marina sería una catástrofe para las 800 millones de personas que dependen del pescado como fuente principal de alimento - REUTERS

Millones de personas no podrán acceder a pescado en los países en desarrollo en 2050

WWF alerta de que no podrán sustituir de forma adecuada su fuente principal de proteínas y de que preferirán exportarlo a consumirlo

Actualizado:

Un nuevo informe sobre el futuro del suministro mundial de pescado encargado por WWF-Alemania, determinó que para el 2050, millones de personas en los países en desarrollo no podrán acceder a pescado, que en la actualidad es una fuente importante de alimento y proteínas.

El análisis «Pescando proteínas: el impacto de la pesca marina en la seguridad alimentaria mundial hasta el 2050», elaborado por científicos de la Universidad de Kiel, analizó la cantidad de peces que pueden ser capturados de manera sostenible hasta el 2050. Según el análisis, se pronostica que ciertos países, en donde una gran parte de la población vive en condiciones de pobreza, preferirán exportar pescado en lugar de consumirlo, y no podrán sustituir de forma adecuada su fuente principal de proteínas, alertan desde WWF.

El informe se publica en el marco del Proyecto Fish Forward, cofinanciado por la Unión Europea, que trata de crear conciencia en 11 países comunitarios sobre los impactos ambientales, sociales y económicos del consumo de alimentos del mar en el continente.

Gran parte de la población de los países desarrollados preferirá exportar pescado en lugar de consumirlo

Supervivencia

«La buena noticia es que si la comunidad internacional mejora el manejo de las pesquerías y la conservación de los océanos, éstos podrán abastecer al mundo con suficiente pescado durante las próximas décadas. La mala noticia es que bajo cualquier escenario previsible, el pescado probablemente no llegue a las personas que más lo necesitan para sobrevivir», manifiesta Pablo Guerrero, director de Pesquerías de la organización en Ecuador.

«El consumo de pescado en el hemisferio norte tiene un impacto cada vez más significativo sobre las condiciones de vida en los países en desarrollo, que dependen en gran medida de los productos pesqueros», continúa Guerrero.

Los países en desarrollo juegan un rol importante en el abastecimiento del mercado mundial de pescado. Alrededor del 61% de las exportaciones de pescado provienen del hemisferio sur. Además, su dependencia en el pescado como fuente vital de alimento y proteínas es mayor que en los países desarrollados, como los europeos.

Sistemas de administración pesquera

De acuerdo con los científicos, la creciente demanda de pescado solo puede satisfacerse si existen mejoras significativas en los sistemas de administración pesquera. «Para aumentar de manera sostenible los volúmenes de captura se necesita una visión holística del ecosistema marino, así como una gestión mejorada, eficaz y estrictamente enfocada en mantener poblaciones saludables de peces», señala Guerrero.

El 61% de las exportaciones de pescado provienen del hemisferio sur

«La población mundial está creciendo, y por ende, también la demanda de pescado. Una escasez en la pesca marina sería una catástrofe para las 800 millones de personas que dependen del pescado como fuente principal de alimento e ingreso económico».