Participantes del Foro ABC del Agua
Participantes del Foro ABC del Agua - ERNESTO AGUDO
FORO ABC DEL AGUA

Hoja de ruta para alcanzar un pacto nacional del agua

Las comunidades quieren que una gestión consensuada y eficiente del recurso sustituya a la actual solidaridad

Actualizado:

El Museo ABC acogió el 27 de junio la segunda edición del Foro ABC del Agua, demostrando la importancia de este imprescindible elemento para la vida «al que se presta una gran atención social e informativa», manifestó José Ramón Alonso, subdirector de ABC. Alonso recordó que el agua constituye un tema habitual en el suplemento ABC Natural, cuyo décimo aniversario se celebra este año. El Foro ABC del Agua contó con el patrocinio de Global Omnium y la Diputación de Ourense. Alonso se encargó de moderar las mesas: «El agua, un bien escaso», de contenido político; «El agua como generadora de prosperidad», de perfil más técnico, y «El agua como fuente de salud. Balneoterapia y fisioterapia».

Con respecto a la primera, los participantes coincidieron en sus demandas: un Pacto Nacional del Agua y más infraestructuras. «Con diálogo se puede lograr un consenso integrador que solucione de forma definitiva, estructural y equilibrada los problemas de todos; en especial de los territorios ribereños que no disponen de las infraestructuras necesarias», comentó Francisco Jódar, consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca de la Región de Murcia. «No queremos quitarle el agua a nadie», insistió Jódar, quien detalló cómo «miman cada gota de agua» en la región a través de la reutilización de aguas depuradas, la desalinización o la modernización de los regadíos. «Somos muy conscientes de que, dada la actual situación en la cabecera del Tajo, vamos a enfrentarnos a una situación de trasvase cero durante muchos meses», señaló el consejero, que anunció la aprobación de la apertura de varios pozos de sequía para paliar «cuatro años consecutivos de sequía», así como la clara intención de Murcia de seguir solicitando el visto bueno del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para «pagar por el agua que otros quieren vender», refiriéndose a la cesión de derechos entre comunidades de regantes de cuencas limítrofes.

Los expertos reclaman un marco adecuado que garantice el recurso

En opinión del consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez, «la Administración central debe sentarse con las comunidades autónomas, que tienen las competencias de desarrollo, territorio y agricultura» para que dicho Pacto garantice «una posibilidad futura de desarrollo y genere riqueza en todos los territorios». Martínez estaba pensando, sobre todo, en brindar una oportunidad a «los jóvenes agricultores; a fin de evitar la despoblación que sufre el medio rural». Y advirtió: «No vamos a convencer a la Unión Europea si no tenemos en cuenta la cuestión medioambiental. El Tajo ha perdido el 60 por ciento de su fauna en los últimos tiempos». Martínez quiso puntualizar que el Real Decreto de medidas contra la sequía, convalidado en junio por el pleno del Congreso de los Diputados, debe contribuir a adoptar medidas urgentes «no solo en una parte de las cuencas afectadas (Segura, Duero y Júcar)», puntualizó. «El sureste de Albacete presenta el mismo clima que Murcia y no se han aprobado pozos de sequía». Las previsiones en cuanto a precipitaciones no son halagüeñas, recordó el consejero de Castilla-La Mancha, quien se centró en el río Guadiana, pues discurre por dos de las provincias de la autonomía, manifestando que la cuenca podría incluirse también en el Real Decreto.

Trasvases

«Hay que ponerse de acuerdo en los principios para gestionar la escasez del agua sin que afecte a las generaciones presentes y futuras», añadió Joaquín Olano,consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Aragón, en relación con el pretendido Pacto Nacional del Agua. Olano, que abogó por la unidad de cuenca, aprovechó para desmentir que su región se oponga a los trasvases por insolidaridad. «Tenemos problemas en el Ebro relacionados con las dificultades económicas, sociales y ambientales de acceso al agua como consecuencia de un déficit de infraestructuras». El consejero leyó al público, además, varios artículos del Estatuto de Autonomía de Aragón que instan al Ejecutivo a «velar para que no se produzcan las transferencias de cuenca». Y aseguró que en algunos municipios aragoneses caen menos de 300 milímetros de lluvia al año, para evidenciar que el tópico de la España húmeda, localizada en el norte, es inexacto: «No nos sobra agua en Aragón».

Francisco Rodríguez, secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana, se mostró también partidario de dicho Pacto para acabar con la «sectorización» del agua y con una «normativa y gestión del siglo XIX». No obstante, recomendó la implementación de una política centrada en «el análisis concienzudo de los costes, los precios, los beneficios y las cuestiones medioambientales asociadas al agua», para que, puesto que «ni falta ni sobra agua, es la que hay», la gestión eficiente del recurso sustituya a la solidaridad. Por último, apuntó que «el regadío es la solución, no el problema», haciendo suyo el discurso del consejero manchego sobre la necesidad de ofrecer a los agricultores de secano alternativas viables para que no abandonen el sector primario, dirigiéndose al de servicios. Rodríguez también planteó la idea de que exista un precio único para el agua, al igual que ocurre con la electricidad.