Natural - Cambio

Las reservas marinas mitigan los efectos del cambio climático

Estos espacios, que suponen menos del 4% de la superficie del océano, ayudarían a los ecosistemas y a las personas a que se adapten a los cinco principales impactos del fenómeno

Los grupos internacionales están trabajando para elevar el total de océano protegido al 10% en el año 2020
Los grupos internacionales están trabajando para elevar el total de océano protegido al 10% en el año 2020 - WWF

Reservas marinas altamente protegidas pueden ayudar a mitigar los efectos del cambio climático, según concluye un estudio realizado por un equipo de científicos internacionales.

Los científicos aseguran que las reservas pueden ayudar, tanto a los ecosistemas marinos como a las personas, a que se adapten a cinco impactos principales del cambio climático: la acidificación del océano; el aumento del nivel del mar; el aumento de la intensidad de las tormentas; los cambios en la distribución de las especies; y la disminución de la productividad y la disponibilidad de oxígeno.

El estudio, que ha sido publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, también revela que las reservas pueden promover la captación y el almacenamiento, a largo plazo, de carbono de las emisiones de gases de efecto invernadero, especialmente en los humedales costeros, lo que ayudaría a reducir la velocidad del cambio climático.

Solo el 3,5% del océano está reservado para su protección
Actualmente, solo el 3,5% del océano está reservado para su protección, pero sólo el 1,6% está totalmente protegido contra la explotación. Por este motivo, los grupos internacionales están trabajando para elevar el total al 10% en el año 2020; mientras que los delegados que acudieron al Congreso Mundial de la Naturaleza 2016 auspiciado por la UICN se mostraron de acuerdo en que al menos el 30% debería estar protegido para 2030.

Precisamente, investigaciones publicadas previamente revelaron que las reservas marinas podían promover una rápida recuperación de las especies explotadas y hábitats degradados, salvaguardando los ecosistemas intactos. Según ha señalado el investigador Beth O'Leary, de la Universidad de York y co-autor del estudio, los científicos ya eran «muy conscientes de que las reservas marinas pueden aumentar la abundancia de las especies y ayudar a aliviar la escasez de alimentos», pero afirma que su evaluación mostró que las reservas son una estrategia de adaptación rentable y tecnológicamente viable que produciría múltiples beneficios de escalas locales a globales, mejorando las perspectivas para el medio ambiente y las personas en el futuro.

Toda la actualidad en portada

comentarios