Orangután de Borneo
Orangután de Borneo - WWF

La UICN eleva el estado de conservación del orangután de Borneo hasta «En Peligro Crítico» de extinción

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha alertado de la necesidad de poner freno a su captura ilegal para su consumo o como mascotas y la pérdida de su hábitat

Actualizado:

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha alertado sobre la alarmante precipitación hacia la extinción que están experimentando tres emblemáticas especies: el orangután de Borneo (Pongo pygmaeus), el tiburón ballena (Rhincodon typus) y la cornuda planeadora (Eusphyra blochii).

De hecho, este año la institución decidió modificar el estado de conservación del orangután de Borneo, pasando de «En Peligro» a «En Peligro Crítico» en la actualización de su última Lista Roja de Especies Amenazadas.

Pérdida de hábitat y captura ilegal

El orangután de Borneo es el mamífero arborícola de mayor tamaño del planeta. De hecho, apenas desciende al suelo, «donde se ven torpes y vulnerables», explican desde el Bioparc Fuengirola. «Se balancea de rama en rama, siempre agarrándose con dos extremidades hasta que alcanza el siguiente apoyo». «Los pies y las manos son similares, con dedos largos y ganchudos para desplazarse con mayor facilidad por los árboles», explican desde el centro.

Los pies y las manos son similares, con dedos largos y ganchudos

El orangután de Borneo posee una gran inteligencia, y en ocasiones utilizan herramientas para conseguir alimento. El orangután de Borneo tiene una dieta casi estrictamente vegetariana; come todo tipo de yemas, frutos, hojas y corteza, aunque ocasionalmente puede consumir insectos, huevos y pequeños vertebrados, detallan desde el Zoo de Barcelona.

El orangután de Borneo es de hábitos solitarios. Las crías son amamantadas y viven con la madre al menos hasta los tres años de edad, período en el que son transportadas espalda, aunque no se independizan del todo hasta llegar a la adolescencia, entre los siete y los diez años.

Ejemplar macho de orangután de Borneo
Ejemplar macho de orangután de Borneo - BIOPARC FUENGIROLA

Los machos dominantes de la especie se distinguen por una marcada máscara situada en los carrillos que comienza a desarrollarse aproximadamente a los 12 años de edad. Pero si hay un macho dominante próximo, este crecimiento se retrasará hasta los 18-20 años, y será menor en tamaño, puntualizan desde Bioparc.

Los machos, cuyo tamaño duplica el de las hembras, desarrollan una gran bolsa faríngea que les sirve de caja de resonancia cuando aúllan para marcar su territorio y, además, tienen en las mejillas unos pliegos de tejido fibrilar que deforman su cara, lo que les confiere un aspecto peculiar, añaden desde el zoo de Barcelona. Cada uno de ellos defiende un territorio de unas decenas de kilómetros cuadrados en los que pueden vivir diferentes hembras.

Tienen en las mejillas unos pliegos de tejido fibrilar que deforman su cara

Hasta hace poco tiempo se creía que existía una sola especie de orangután, Pongo pygmaeus, con dos subespecies diferentes: P. pygmaeus, el orangután de Borneo, y P. abelli, el orangután de Sumatra. Sin embargo, los últimos estudios genéticos parecen demostrar que ambas poblaciones insulares corresponden en realidad a dos especies diferentes, subrayan desde el zoo de Barcelona, que participa en el Programa Europeo de Cría en Cautividad del orangután. En los últimos trece años han nacido cuatro ejemplares en sus instalaciones.

Su nombre proviene de la unión de dos palabras, «orang» y «utan», que en malayo significan «hombre» y «bosque» respectivamente.