Un ejemplar de tiburón blanco, «chocando los cinco». Vídeo que se convirtió en viral en su día
Un ejemplar de tiburón blanco, «chocando los cinco». Vídeo que se convirtió en viral en su día - YOUTUBE

¿Por qué no verás un tiburón blanco en un acuario?

No guarda relación con que los centros de todo el mundo no hayan intentado tenerlos en alguna ocasión o con que los visitantes no hayan respondido con avidez a la hora de comprar entradas para contemplarlos en sus tanques

Actualizado:

¿Por qué no hay tiburones blancos en los acuarios? No guarda relación con que los centros de todo el mundo no hayan intentado tenerlos en alguna ocasión o con que los visitantes no hayan respondido con avidez a la hora de comprar entradas para contemplarlos en sus tanques. La respuesta es más sencilla: los ejemplares de esta especie de escualo mueren a los pocos días de vivir en cautividad, con independencia de los importantes recursos que el centro disponga para su mantenimiento.

El récord de supervivencia de un tiburón blanco en un acuario era de 16 días hasta 2004, año en que el acuario de Bahía de Monterrey (Estados Unidos) consiguió mantener cautivo a un tiburón blanco durante seis meses. Transcurrido este periodo, durante el cual el animal pudo desarrollarse en un tanque de 10 metros de profundidad (3.758.411 litros) diseñado específicamente para él, tuvieron que devolverlo al océano: había matado a varios de sus compañeros de encierro.

Desde el portal Science Alert, haciéndose eco de un vídeo compartido en Youtube por la plataforma de blogs Vox Media, aseguran que los tiburones blancos llegan a los acuarios heridos, como consecuencia de su captura o posterior traslado, y que no consiguen recuperarse una vez son introducidos en sus instalaciones.

Solo un acuario de EE.UU. ha sido capaz de mantener en cautividad a un tiburón blanco durante 6 meses

Como el vídeo explica, los tiburones blancos, a diferencia de otras especies de escualos que se pueden contemplar en acuarios, no suelen quedarse en un área concreta durante mucho tiempo. Ellos prefieren las aguas abiertas, donde pueden nadar largas distancias siempre que quieren. Cuando uno de ellos es capturado de su medio natural, por muy grande que sea el tanque que se ha pensado para él, tratará de golpearse una y otra vez contra el cristal hasta morir. «Tal vez en el futuro los biólogos sean capaces de hallar una forma de asegurar su supervivencia en cautividad. ¿Pero deberíamos intentarlo o solo dejarles en libertad?», se preguntan, a su vez, desde el portal de noticias científicas.

En enero de 2016, el acuario de Okinawa (Japón) anunció con orgullo que iban a contar con un tiburón blanco en sus instalaciones. No obstante, el ejemplar murió a los tres días. La organización Blue Planet manifestó en ese momento que el cautiverio fue la causa de la muerte: «Se estresan con facilidad». y pidió que se evitara tener a estos animales en acuarios. Un visitante del centro logró grabar al animal: