CONSEJO DEL VALLE DE ARÁN
DATOS DE 2017

Nacen siete oseznos en los Pirineos

Se suman a los 43 ejemplares que ya habitan distintas áreas de Cataluña, Aragón, Navarra y Francia

Actualizado:

La población de osos en los Pirineos en 2017 alcanzó los 43 ejemplares identificados entre los distintos territorios de Cataluña, Aragón, Navarra y Francia, según acaba de hacer público la Generalitat de Cataluña en un comunicado. El grueso de la población (41) se localiza en la zona central, que incluye una superficie de unos 4.000 kilómetros cuadrados que alcanza el Pirineo de Lérida y el valle de Arán, el Alto Garona y la Ariège.

Las cifras corroboran la tendencia al alza de la población de osos en los Pirineos, que ha ido creciendo durante los últimos años, pasando de 31 individuos en 2014 a los actuales 43.

En cuanto a la reproducción, han nacido 7 cachorros de 4 hembras: 2 de Caramellita, 2 de Isil, 2 de Plume y 1 de Chataigne.

Así, además de los 7 nuevos cachorros (2 machos, 1 hembra, y 4 con sexo no identificado), los 43 ejemplares mencionados contabilizados se dividen, a su vez, en 21 adultos (7 machos y 14 hembras) y 15 subadultos de 2, 3 y 4 años (9 machos, 5 hembras y uno con sexo no identificado).

La ausencia de datos en los últimos 2 años de dos individuos: el macho Moonboots y la hembra Patoune. ha obligado a las autoridades ha declararlos como «desaparecidos». En cuanto al macho Pyros, las cámaras de fototrampeo lo captaron por última vez a finales de marzo y principios de abril del 2017 en el Bajo Arán.

La conectividad entre las dos poblaciones de osos de los Pirineos, la española y la francesa, es efectiva

Una de los hechos más sorpresivos, remarcan las mismas fuentes, ha sido el regreso a la zona, concretamente a los bosques del municipio leridano de Viella, del viejo macho Nere (nacido en 1997) implicaría «la conectividad efectiva entre las dos poblaciones, la española y la francesa, a pesar de la enorme distancia, y la posibilidad que un nuevo macho no emparentado con Pyros pueda haber dejado descendencia, o lo pueda hacer de ahora en adelante», explican desde la Consejería de Territorio y Sostenibilidad.

En en cuanto al oso Goiat, liberado en el Pallars en el marco del programa Piroslife en 2016, después de pasar el verano en Francia volvió a la Valle de Arán en otoño para invernar, tal como ya hizo el pasado invierno. Hace unas semanas salió de la hibernación y actualmente ya se encuentra en suelo francés.