Marfil
Marfil - ABC

Hong Kong incauta 7,2 toneladas de marfil, el mayor alijo en 30 años

Extraído de entre 700 y 1.000 elefantes, muchos de ellos incluso crías, aseguran las ONG

Actualizado:

Las autoridades de Hong Kong se han incautado esta semana de un total de 7,2 toneladas de marfil de un contenedor procedente de Malasia, el mayor alijo confiscado en la región en los últimos 30 años.

El material, que fue requisado en el complejo de evaluación de cargamentos de Kwai Chung el martes, se encontraba en un contenedor junto a pescado congelado. El marfil encontrado tiene un valor estimado de unos 7,2 millones de dólares hongkoneses (más de 800.000 euros), según ha recogido el portal de noticias HKFP.

La documentación hallada junto al alijo indica que el destino del cargamento era Hong Kong. Tres personas han sido detenidas en este registro.

Los traficantes aprovechan la falta de legislación sobre marfil que existe en Hong Kong

Según la ONG WildAid, el tamaño del alijo equivale al extraído de entre 700 y 1.000 elefantes, muchos de ellos incluso crías. El activista Alex Hofford, de esta organización, ha explicado al portal que esta detención demuestra la voluntad de los traficantes internacionales de aprovechar la actual falta de legislación en Hong Kong con respecto al comercio de marfil.

A principios de enero, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) de Hong Kong pidió a las autoridades de la región que aceleren la eliminación gradual del comercio de marfil, advirtiendo de un posible incremento en el mercado negro tras el anuncio de la China continental de acabar con esta práctica a lo largo de 2017.

La organización comparó la rápida actuación de Pekín con respecto al comercio del marfil con el plan de acabar con el polémico comercio en un período más extenso, de cinco años, algo que permite, efectivamente, un período de gracia a los comerciantes hasta 2017.

Combatir el tráfico ilegal

El Gobierno de China anunció a finales de 2016 que pondrá fin al comercio y procesamiento con fines comerciales de marfil en 2017, aunque de forma gradual, según la agencia de noticias Xinhua.

La decisión la tomó el Gobierno central del país asiático después de haber impuesto el pasado mes de marzo una prohibición de tres años sobre la importación de marfil, como parte de su lucha contra el tráfico ilegal de animales y plantas.

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres prohibió en 1989 el comercio de marfil, si bien China ha comerciado con él a nivel interno y cuenta con unas 150 tiendas con los permisos en regla.