La triste soledad del último rinoceronte blanco del norte

«¿Queréis ver la imagen de la extinción?», comenta en Twitter el biólogo que ha compartido la fotografía, que se ha hecho viral

Actualizado:

Sin que muchos de nosotros seamos conscientes de ello, algunas especies animales están consumando su extinción total. A menudo las medidaspara evitar la desaparición de los ejemplares se toman demasiado tarde, cuando prácticamente no quedan esperanzas. Eso es justo lo que podría ocurrir con el rinoceronte blanco del norte, que está en un momento crítico. No quedan más que tres supervivientes en todo el mundo, dos hembras y un macho. Este último se llama Sudan y su imagen es la que puedes ver sobre estas líneas.

Se trata de una fotografía que ha compartido en su cuenta de Twitter el biólogo Daniel Schneider. «¿Queréis ver la imagen de la extinción? Este el último ejemplar de macho de rinoceronte blanco del norte. El último», ha comentado Schneider, en un tuit que ha recibido decenas de miles de «retuits» y «likes». La tristeza en la mirada de Sudan, que casi parece resignado a su destino cruel, ha roto el corazón a los internautas. Más conmueve aún su historia y las pocas esperanzas que le quedan a su especie.

Sudan tiene 43 años. Se ha intentado por todos los medios que se reproduzca con alguna de las dos hembras supervivientes, pero no se han conseguido más que fracasos. La chispa no surge entre ellos y el tiempo se está agotando. Los expertos no creen que el último macho vaya a vivir demasiado tiempo más, por lo que tratan de reunir fondos que les permitan obtener nuevos ejemplares a través de la reproducción asistida. Es el último clavo ardiendo para una especie arrinconada hasta el extremo por la caza furtiva.

Hace algunos meses llegó a lanzarse una campaña en Tinder para ayudar a Sudan. El rinoceronte tuvo su propio perfil en la célebre app de citas, en realidad un gancho para atraer donativos. «Es vital encontrar financiación lo antes posible», explican desde el instituto zoológico de Leibniz, una de las instituciones que toman parte en la investigación sobre fertilidad. En Kenia, la reserva natural de Ol Pejeta todavía intenta conseguir la ayuda económica que urge a Sudan, a quien describen cariñosamente como «el soltero más disponible del mundo».