El objeto cotidiano que utilizas a menudo y está destruyendo nuestros mares

Cada día se utilizan cerca de mil millones de estos objetos en el mundo

Actualizado:

Las pajitas son el enésimo elemento de una larga lista de productos de plástico que se prohíben, se gravan con tasas o se boicotean en buena parte del planeta tratando de frenar un desastre de dimensiones inabarcables, según informa Ideal.

Teniendo en cuenta que cada día se utilizan unos mil millones de pajitas en el mundo -la mitad de ellas en Estados Unidos-, es fácil imaginar cuántas terminan flotando en el mar a la vuelta de no demasiado tiempo.

Para hacernos una idea de los perjudiciales que son esos objetos hay que echar un vistazo al vídeo que en 2015 colgaron en las redes los biólogos Nathan Robinson y Christine Figgener. Las imágenes muestran el sufrimiento de una tortuga que se había clavado en la nariz una pajita. La tira de plástico apenas le dejaba respirar.

Los portavoces de las campañas que se han marcado como objetivo acabar con ellas, encabezadas por Plastic Pollution Coallition, destacan que es un producto totalmente prescindible, salvo para enfermos puntuales con dificultades para beber. Esto debería una razón suficiente para lograr que cada vez que nos entreguen un bebida con su correspondiente tubito de plástico la rechacemos.

La industria del plástico no está conforme con el movimiento social que ha puesto la pajitas en el punto de mira. Keith Christman, consejero delegado del mercado del plástico en el Consejo Americano de Química, ya ha anunciado que se opondrán a cualquier iniciativa que pretenda prohibir su producción. Christman cree que reemplazar ese tipo de productos puede causar un impacto medioambiental aún mayor. «En algunos casos, los productos que se anuncian como biodegradables resultan no serlo».

«El principal problema de las pajitas es que no son reciclables», plantea Julio Barea, responsable de campaña de Green Peace España. «Aunque parezca mentira, son uno de los diez elementos que encontramos con más frecuencia cuando limpiamos las playas. Algo que apenas hace falta y que, sin embargo, hace un daño mortal».

Al ritmo de consumo actual de aquí a diez años los mares y océanos de nuestro planeta contendrán una tonelada de plásticos por cada 3 toneladas de peces y, en 2050, el peso de los residuos plásticos será superior al peso de todos los peces del planeta. Estos son los datos que se publican en el estudio «La nueva economía de los plásticos», presentado eN 2016 en el Foro Económico Mundial que se celebra en Davos (Suiza).

Se calcula que cada año terminan en los océanos del mundo ocho millones de toneladas de residuos plásticos, aunque esta cifra podría aumentar diez veces en la próxima década a menos que la comunidad internacional mejore sus prácticas de gestión de residuos.

Debemos pasar del usar y tirar a la reutilización o a buscar nuevos materiales que hagan la misma función pero que no requieran tanto consumo de petróleo y que sean biodegradables. El informe señala que la mayoría de los envases de plástico se utiliza una sola vez.