REUNIÓN DE LA UNESCO EN ALEMANIA

La construcción de represas amenaza el Patrimonio Mundial Natural

A la UICN le preocupan especialmente los proyectos que se están terminando en Etiopía y planean en Mongolia

El impacto del cambio climático ya resulta evidente en 35 de los 228 sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial Natural
El impacto del cambio climático ya resulta evidente en 35 de los 228 sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial Natural - ABC

El cambio climático y los proyectos de construcción de represas de gran envergadura están poniendo en peligro los sitios de Patrimonio Mundial natural, afirma la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), órgano consultivo oficial sobre la naturaleza del Comité del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que se encuentra reunido en Bonn (Alemania) hasta el próximo 8 de julio.

El impacto del cambio climático ya resulta evidente en 35 de los 228 sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial por sus valores naturales, según la Perspectiva del Patrimonio Mundial de la UICN. El cambio climático también podría convertirse en la amenaza más extendida entre los sitios de Patrimonio Mundial en el futuro, apunta la institución.

«Un acuerdo ambicioso suscrito por los distintos gobiernos que se reunirán durante la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático a finales de este año en París, puede contribuir a salvaguardar nuestro preciado Patrimonio Mundial. Es mucho lo que nos jugamos como para desaprovechar lo que podría ser nuestra última ventana de oportunidad», manifiesta Inger Andersen, directora general de la UICN.

Los sitios marinos y costeros, además, están haciendo frente a desafíos particulares debidos al incremento del nivel del mar, la acidificación oceánica y la mayor frecuencia y gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos. En la Gran Barrera de Australia, por ejemplo, que es el sistema de arrecifes de coral más grande del mundo, la subida de la temperatura del agua está provocando el blanqueamiento del coral. En Rennell Este (Islas Salomón), un sitio de Patrimonio Mundial inscrito en la Lista en Peligro debido a las actividades de explotación forestal, el incremento en la salinidad del Lago Tegano ha reducido el suministro de agua dulce y ha generado escasez de alimentos para las comunidades locales.

Reducir los humedales

Las represas también suponen una creciente y grave amenaza para el Patrimonio Mundial natural, tal como lo evidencian las recomendaciones de la UICN para el Comité. Este año, se examinarán 11 sitios de Patrimonio Mundial natural amenazados por proyectos de construcción de represas, incluidos varios en que los impactos son generados por represas de países vecinos. La UICN reclama que deben realizarse evaluaciones de impacto ambiental más eficaces y mejorarse la cooperación transfronteriza desde las primeras fases de la construcción con el fin de evitar o minimizar los efectos adversos de las represas sobre el Patrimonio Mundial.

«Las represas pueden reducir la superficie de humedales naturales de gran valor, modificar los cursos de los ríos y repercutir sobre las comunidades locales», afirma Tim Badman, director del programa de Patrimonio Mundial de la UICN. «Resulta fundamental considerar la utilización de alternativas mejores que eviten dichas construcciones en la medida de lo posible», sugiere.

A raíz de una misión sobre el terreno, a la UICN le preocupa que la presa Gibe III de Etiopía pueda alterar de forma permanente los cursos fluviales estacionales que conducen a los Parques nacionales del lago Turkana (sitio de Patrimonio Mundial de Kenia) con efectos indirectos sobre la fauna y las poblaciones de peces de los que dependen las comunidades locales. La presa ya está casi terminada y se convertirá en la segunda central hidroeléctrica más grande de África, con una altura de 243 metros. Etiopía y Kenia han acordado incrementar la cooperación para mitigar los impactos de la presa sobre el lago Turkana.

Es posible que el lago Baikal de Rusia, el más grande y profundo del mundo y que ostenta la condición de Patrimonio Mundial desde 1996, se vea afectado por tres proyectos previstos para Mongolia, que incluyen la construcción de dos centrales hidroeléctricas y un embalse. Durante una reciente misión de monitoreo en dicho país, la UICN comprobó que el impacto ambiental ha sido evaluado solo en una ocasión. Los efectos conjuntos de los tres proyectos sobre el lago son desconocidos y podrían llegar a dañar gravemente sus valores de Patrimonio Mundial.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios