PROYECTO DE INVESTIGACIÓN

La hazaña de grabar «20.000 sonidos bajo el mar»

El velero «Flor de la pasión» dará la vuelta al mundo en cuatro años para medir el impacto humano sobre los océanos

La Universidad Politécnica de Cataluña participa en el proyecto The Ocean Mapping Expedition
La Universidad Politécnica de Cataluña participa en el proyecto The Ocean Mapping Expedition - ABC

El Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universitad Politécnica de Cataluña (UPC) estudiará los sonidos de los océanos a bordo del velero suizo «Fleur de passion», que dará la vuelta al mundo en cuatro años, para medir el impacto humano sobre estas masas saladas. La expedición, que lleva por nombre «The Ocean Mapping Expedition», se presentó el 12 de marzo, en Ginebra (Suiza), e inició su periplo desde el puerto de Sevilla un mes después, dentro de las celebraciones por el 500 aniversario del viaje de Fernando Magallanes por el Pacífico para encontrar nuevas rutas marítimas, informa la institución académica en una nota.

«Por primera vez, un barco estará permanentemente equipado con sensores de última tecnología que permitirán realizar una cartografía oceánica acústica a una escala hasta hoy jamás realizada», explica Michel André, director del LAB de la UPC. El sistema de hidrófonos del proyecto «20 .000 sonidos bajo el mar» detectará y clasificará de forma automática todos los sonidos de origen humano o naturales a lo largo del recorrido del «Fleur de passion». El sistema enviará, en tiempo real, los sonidos y las imágenes captadas con cámaras submarinas embarcadas a los investigadores del LAB, ubicado en el Campus de la UPC en la localidad Villanueva y Geltrú (Barcelona). Asimismo, todo el material se colgará en la web de la expedición y será de acceso público.

«Se analizará el flujo continuo de datos acústicos para comprender los desafíos a los que se enfrentan hoy los océanos y ayudará a la comunidad científica, así como a las autoridades, a promover prácticas más responsables», afirma André.

El proyecto estudiará, en particular, el impacto en los cetáceos, ya que estos animales dependen de los sonidos para comunicarse, cazar en grupo, relacionarse o delimitar sus territorios. Se sabe que el «smog sound» dificulta la comunicación pero, ¿cómo?. En algunos casos, las habilidades auditivas de los cetáceos -que juegan un papel esencial en el equilibrio de los océanos y de la cadena alimentaria- se dañan seriamente debido al aumento de ruido en los mares.

Toda la actualidad en portada

comentarios