Un Citroën Dyane-2CV de 1973, transformado en un coche eléctrico y alimentado mediante un panel solar
Un Citroën Dyane-2CV de 1973, transformado en un coche eléctrico y alimentado mediante un panel solar - EFE

El vehículo eléctrico despegará en la década de 2020 con el impulso de Bruselas

El plan de la Comisión Europea de reducir un 30% las emisiones por vehículo para 2030 y los avances tecnológicos hacen preveer que los vehículos alternativos comenzarán a imponerse durante los próximos diez años

Actualizado:

El vehículo eléctrico aún no termina de despegar en matriculaciones, pero todo apunta a que lo hará durante la próxima década. Cambios regulatorios y avances tecnológicos impulsarán la automoción alternativa, que ya supone el 6,2% del total de turismos vendidos en la UE y cuyas matriculaciones crecieron un 51,4% durante el tercer trimestre de 2017.

Esta semana, la Comisión Europea sentó las bases para dar un impulso de gigante a este tipo de vehículos, al establecer un límite de 66,5 gramos por kilómetro de CO2 para 2030. Este límite, muy restrictivo, es un 30% inferior al establecido para 2021, y obligará a los fabricantes a desarrollar motores tan refinados que el precio final de los vehículos de combustión se verá resentido.

Paralelamente, Bruselas ofrece una vía de escape a los fabricantes, al considerar no solo los gramos emitidos por kilómetro de cada vehículo, sino también los de toda la gama, lo que beneficiará a los constructores que más modelos eléctricos ofrezcan. Además, la Comisión obligará a las instituciones públicas de los países miembros a priorizar la adquisición de vehículos alternativos, y potenciará la creación de una red de 800.000 puntos de recarga en todo el continente.

Según un informe de la consultora PwC elaborado antes de la difusión de los nuevos objetivos de emisiones, para 2030 un tercio de los nuevos coches registrados en la Unión Europea será eléctrico. Cinco años antes, en 2025, menos del 50% de los coches nuevos será de combustión interna convencional gracias a la progresiva incorporación de motores auxiliares eléctricos, que reducirán las emisiones y el consumo de carburante.

También se harán patentes durante los próximos años los esfuerzos de empresas y administraciones por armonizar los diferentes sistemas de recarga. Ahora, el comprador de un vehículo eléctrico de una marca puede encontrarse con que le resulta imposible recargarlo en una «electrolinera» destinada a otro modelo. Para combatirlo, el ejecutivo comunitario ha previsto organizar una gran reunión de los fabricantes el próximo mes de febrero en la que escuchará sus posiciones y para favorecer la implantación de estándares generalizados en cuanto a la conectividad de las nuevas tecnologías.

Planes de estímulo

Estas medidas, acompañadas por los distintos programas nacionales de apoyo a la automoción alternativa -como el aprobado el miércoles por el Gobierno de España, el denominado Movalt, que destinará 20 millones de euros a la adquisición de vehículos limpios- contribuirán a que las ventas de este tipo de vehículos crezcan de forma notable durante los próximos años. Según Marco Toro, director general de Nissan Iberia, si España contase con un entorno que promoviera de manera eficaz el impulso a la movilidad eléctrica cero emisiones «el mercado de vehículos eléctricos podría alcanzar en tres años una cuota del 8%, que posicionaría a España como país líder en la tecnología eléctrica y permitiría aumentar las oportunidades de atraer nuevas inversiones en esta tecnología».

Además, la autonomía de los vehículos eléctricos, que es, junto con la falta de puntos de recarga, el principal escollo para su venta, continuará incrementándose durante los próximos años. Ejemplo de ello es el Renault Zoe, el eléctrico más vendido en nuestro país durante el mes de octubre, cuya autonomía se ha incrementado en casi un 50% en comparación con su anterior versión, hasta alcanzar los 300 kilómetros en conducciones reales. Un incremento notable que, según la marca, lo convierte en un vehículo capaz ya de satisfacer la mayoría de las necesidades de un conductor.