La Unión Europea ensaya la movilidad del futuro

La primera autopista eléctrica libre de combustibles fósiles del mundo para camiones y un autobús completamente eficiente y urbano, adelantan el transporte del mañana

FINLANDIA/SUECIAActualizado:

El sector del transporte es el responsable de una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de la Unión Europea y podría convertirse en el mayor emisor después de 2030 si no se toman medidas. según los estudios. Una de las medidas es la electrificación de los vehículos si la UE quiere cumplir con el Acuerdo de París. Pero también es un reto para que la industria europea siga siendo competitiva y consolide su liderazgo mundial en materia de movilidad limpia. La industria del automóvil da trabajo a 12 millones de europeos y representa el 4% del PIB de la UE.

De cara a reducir las emisiones, la UE ha impulsado una serie de iniciativas para lograr una movilidad limpia, competitiva y socialmente inclusiva. Dos de estos proyectos están enmarcados dentro de la campaña #InvestEU, enfocada para lograr un futuro limpio, seguro y mejor conectado. La primera de estas iniciativas es una autopista eléctrica para camiones que se está probando en Gävleborg, Suiza; y la segunda, una serie de autobuses sin conductor con los que se está ensayando en Helsinki, Finlandia. Ambas actuaciones tienen como objetivo probar tecnologías para acelerar la transición al transporte libre de combustibles fósiles.

De forma indirecta, los proyectos estan destinadas también a conseguir que las carreteras sean más seguras, la recarga eléctrica más fácil y rápida, al tiempo que se reducen las emisiones y se garantizan buenas condiciones y tiempos de descanso para los trabajadores. Estos ensayos se complementaron en noviembre de 2017 con la aprobación de medidas legales destinadas a estimular modos de transporte sostenibles, como el ferrocarril y las vías navegables interiores. La CE ya tiene previsto proponer un tercer y último «paquete de movilidad» esta primavera. En particular, incluirá los primeros estándares de emisiones de CO2 en vías navegables de servicio pesado.

12
  1. «eHighway», la autopista eléctrica para camiones

    GÄVLEBORG (Suecia)

    Las autopistas eléctricas para camiones no son el futuro, son el presente. Para cumplir con los ambiciosos objetivos de Suecia para frenar el cambio climático, este país ha sido el pionero a nivel mundial en probar líneas eléctricas aéreas para camiones en vías públicas, denominada «eHighway». El ensayo se ha realizado a lo largo de dos kilómetros de autopista en el norte de Estocolmo.

    Las líneas de contacto que se encuentran sobre el carril derecho de este tramo están probando desde junio de 2016 camiones comerciales que se mueven de forma similar a los tranvías. Si bien esta tecnología no es nueva, la innovación proviene de la capacidad del camión para pasar sin problemas de la potencia general a sus propios motores híbridos a velocidades de hasta 90 kilómetros por hora.

    El camión recibe electricidad a través de un pantógrafo en el chasis, detrás de la cabina, que se une a las líneas eléctricas aéreas sobre el carril derecho. Cuando se conectan a las líneas, los camiones funcionan completamente con electricidad generada a partir de fuentes renovables. Y una vez que el camión sale de la autopista, o cambia de carril para adelantar, sus motores híbridos de biocombustible toman el control. Las líneas eléctricas también recargan las baterías del camión de nueve toneladas. Es más, sus sensores permiten que el camión se conecte y desconecte de las líneas eléctricas mientras está en movimiento.

    El proyecto -financiado por el Gobierno sueco, las empresas Scania y Siemens y la UE-, está diseñado para reunir información y experiencia en sistemas de carreteras eléctricas en diferentes condiciones climáticas y de tráfico para informar a las agencias de transporte, energía e innovación de Suecia en su trabajo hacia la electrificación de sus principales rutas de transporte. De hecho, los planes están en marcha para ampliar la actual ruta de prueba, que se extiende a lo largo de la E16 entre Hillsta y Sandviken, para cubrir la carretera entre Gävle y Borlänge, con más de 100 kilómetros.

    «Con la autopista eléctrica hemos creado una solución económicamente viable para el transporte de mercancías por carretera de forma ecológica. Nuestra tecnología es una alternativa ya existente y factible en los camiones de motores de combustión interna», asegura el encargado del proyecto, Nils-Gunnar Vågstedt, a ABC durante la prueba de este novedoso sistema.

  2. Autobuses eficientes y urbanos sin conductor

    HELSINKI (Finlandia)

    La conducción autónoma ya es una realidad. Así lo adelanta Sohjoa -una empresa conjunta entre ciudades finlandesas, universidades y autoridades de transporte- que ha estado investigando, promoviendo y probando autobuses autónomos en las carreteras de Finlandia en busca de soluciones a los problemas del transporte urbano, al tiempo que se busca ahorrar y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Estos pequeños microbuses eléctricos, que pueden transportar hasta nueve personas, están siendo probados en carretera con tráfico real para verificar el comportamiento de los pasajeros al ser trasportados por un vehículo sin conductor, probar la tecnología y evaluar cómo los vehículos autónomos podrán mejorar los servicios de transporte existentes.

    Los autobuses «Easy Mile» de bajo consumo de energía, -que, por el momento, solo son dos, aunque ya han adquirido un tercero-, han estado recorriendo un tramo recto del litoral de Helsinki aprendiendo la ruta y recabando datos para el equipo de investigaciones de Sohjoa. También se probaron en las carreteras de Helsinki, Espoo y Tampere. Se mueven a solo 11 km/h, aunque alcanzan casi 30, y en la fase de pruebas llevan un conductor a bordo listo para tomar el control del vehículo, si es necesario.

    Su funcionamiento es simple. El autobús autónomo conduce a lo largo de su ruta como un ascensor. Escanea sus alrededores y sabe cuándo reducir la velocidad o detenerse por completo, si hay obstáculos en el camino. De hecho, cuando las condiciones meteorológicas son adversas, este vehículo tiene que ser manipulado manualmente ya que tiene dificultades para reconocer e interpretar las líneas de la carretera.

    El proyecto aporta conocimiento y competencia para organizar el transporte público automatizado inteligente y respetuoso con el medio ambiente del futuro. También proporciona pautas sobre la configuración legal necesaria para ejecutar dicho servicio de manera eficiente. Por el momento, su mayor beneficio es la capacidad que tiene de extender el alcance de las redes de transporte existentes. Es decir, los llamados servicios de «última milla». Estos podrían conectar a los viajeros que viven en lugares remotos con una parada de autobús o metro en la red principal. Las mejoras en esta etapa del viaje podrían reducir la dependencia de los automóviles personales, impulsar el uso del transporte público y reducir los embotellamientos.

    Implantación

    Aunque todavía siguen en pruebas desde el año 2017, estos vehículos se convertirán en servicios regulares con una nueva «Robo Bus Line» -parte del programa «My Smart Life» financiado por la UE para desarrollar una movilidad y estilos de vida inteligentes y energéticamente eficientes en las ciudades europeas- que va a comenzar a funcionar en la capital de Finlandia en 2020.

    Esa es la intención «si se definen los niveles de autonomía necesarios», explica el director del proyecto, Harri Santamala, durante la demostración de estos microbuses. Y gracias a una peculiaridad en la ley finlandesa que permite vehículos sin conductor en las vías públicas, el país se está convirtiendo rápidamente en un centro para la industria de autopropulsión. «El vehículo autónomo será algo serio dentro de cinco años», añade.