Trucos para usar el GPS y no perderse por el camino

Aunque estos dispositivos ayudan a encontrar el destino deseado, no en pocas ocasiones nos llevan por una ruta equivocada

MADRIDActualizado:

Si hace no demasiados años negociar con el comercial del concesionario la instalación de aire acondicionado era muy habitual, hoy en día uno de los «extras» que se intentan lograr ante la compra de un vehículo nuevo es el sistema de navegación GPS. Este tipo de dispositivos también se pueden conseguir a través de aplicaciones pra el teléfono móvil, por lo que los veteranos mapas de carreteras han pasado a la historia.

Aún así no se trata de sistemas infalibles, y en determinadas circunstancias nos pueden llevar «por el mal camino». Los problemas pueden surgir a la hora de llegar a intersecciones con varias posibilidades, rotondas en las que no coinciden el número de salidas reales con las que indica el sistema, o calles que, en la práctica, están prohibidas para la dirección que nos indica el dispositivo. Para evitar en la medida de lo posible perdernos en nuestro trayecto conviene seguir una serie de recomendaciones.

Antes de empezar a funcionar, todos los navegadores muestran una pantalla con el siguiente mensaje: «Respete las normas de tráfico». El uso del sistema es nuestra responsabilidad y no debemos distraer nuestra atención de la carretera, tráfico o de las condiciones atmosféricas.

Las calles y carreteras cambian con frecuencia y la cartografía del navegador se va quedando obsoleta. Si no se actualiza, el sistema acabará guiándonos por calles de sentido prohibido, indicará que estamos circulando «fuera de carretera» o no sabrá que a pocos metros hay una glorieta.

Mantén actualizada la cartografía de tu navegador, aunque tenga un sobrecoste y requiera tu atención y tu tiempo.

Existen muchas ciudades y pueblos con el mismo nombre. En Galicia, por ejemplo, hay 4 lugares que se llaman Vigo y están en distintas provincias. Puede que incluso el nombre de la calle a la que uno se dirige exista en varias de esas ciudades con topónimos idénticos. Si el número de kilómetros del recorrido difiere mucho de los previstos, puede deberse a esta causa.

Asegúrate de que el destino seleccionado es el correcto y que la ruta te lleva adónde realmente quieres ir. Una vía puede sufrir modificaciones temporales por múltiples causas: una tromba de agua puede inundar la calzada y estar cortada; unas obras obligan a una desviación hasta su terminación; un evento deportivo provoca el corte de una calle… El navegador no verá esas condiciones especiales e indicará una ruta errónea en ese momento.

Desde Autocasion.com aconsejan anticiparse siempre y mantener la atención a lo que ocurre en el trayecto que estás recorriendo.