Trucos para ahorrar al sacarse el carnet de conducir

Aunque el coste de sacarse el carnet de conducir varía mucho de una comunidad autónoma a otra, Facua habla de un coste medio aplicable a todo el territorio de 692,33 euros

MadridActualizado:

Con la mayoría de edad, muchos jóvenes se plantean sacarse el carnet de conducir. Llegado ese momento, ellos mismos o, en la mayoría de las veces, sus padres, han de prepararse para un desembolso de dinero importante. Saber cuánto cuesta sacarse el carnet de conducir es fundamental de cara a planificar un gasto que, en ocasiones, puede incluso requerir de financiación. Y aunque el coste de sacarse el carnet de conducir varía mucho de una comunidad autónoma a otra, Facua habla de un coste medio aplicable a todo el territorio de 692,33 euros por lo que nos podemos hacer una idea.

Además, la variabilidad del importe total depende de cada persona y de los intentos que necesite para lograr la licencia de conducción y, en gran medida, estará relacionado con el número de clases prácticas que el alumno deba contratar. De hecho, sacarse el carnet de conducir tiene un gasto fijo, es el de la tasa de la DGT para tener derecho a dos convocatorias de examen, que en 2017 fue de 90,3 euros. Esas dos convocatorias son únicas y con ellas podemos suspender una vez el examen teórico o una vez el examen práctico. Si suspendemos dos veces el teórico, debemos volver a pagar las tasas. Si, por el contrario, aprobamos el examen teórico a la segunda oportunidad, tan solo tendremos una ocasión de superar la prueba práctica.

Es importante recordar que si sacarte el carné de conducir en España te parece caro, es de los países europeos más asequibles: en algunos países como Alemania, Francia y Holanda, entre otros, el coste es mucho más elevado. Puede valer incluso tres veces más que aquí. No obstante, existen algunos trucos y recomendaciones con los que abordar este reto nos puede salir más barato. Así lo detallan desde el blog de Mapfre. Toma nota:

1. Compara en otra provincia. Los que viven en ciudades grandes y veranean en localidades más pequeñas, siempre pueden aprovechar el tiempo libre del verano para sacarse el carné. Infórmate de lo que cuesta en tu lugar de residencia y en el de vacaciones o en una provincia cercana. Así podrás comparar si resulta más económico. Granada y A Coruña son las ciudades más asequibles, según Facua. Murcia y Lleida, las más caras. Si no es posible sacártelo en otro sitio, compara entre las distintas autoescuelas de tu zona.

2. Solicita becas y ayudas. Fundación Mapfre ofrece cada año becas para sacarse el carné de conducir por valor de 500 euros. Para acceder a esta ayuda debes registrarte en la web y rellenar un formulario. Tras realizar un curso gratuito de seguridad vial (para jóvenes de entre 18 y 29 años) entras en el sorteo de las 20 becas para el permiso B1 o superior.

3. Asegúrate el aprobado del teórico a la primera. Esfuérzate, estudia y haz ejercicios hasta que lo domines. Póntelo como una prioridad. Si apruebas a la primera el examen teórico, luego te quedarán dos oportunidades para el práctico. Y así no tendrás que renovar en el caso de que suspendas la primera vez. Por supuesto, si no estás preparado, no te presentes a esta prueba, no tengas prisa, mejor ve a lo seguro aunque te lleve más tiempo.

4. Aprende mientras vas de copiloto. En algunos países, por ejemplo Francia, Estados Unidos, Suecia, Canadá o Australia, se preparan así. Se trata de instruirse viendo cómo conduce otra persona. Esta dinámica viene muy bien para ahorrarte alguna clase de conducir, una vez aprobado el teórico. Ojo, no estamos diciendo que practiques al volante, simplemente fíjate en cómo conduce una persona de confianza que te pueda explicar el proceso de conducción (arrancar, colocar retrovisores, meter las distinta marchas…). Se recomienda dar unas 25 clases prácticas, pero no existe un número obligatorio, y con esta «conducción acompañada», así se denomina, es probable que reduzcas el número.

5. Aprovecha las ofertas y promociones de las autoescuelas.

6. Fíjate en la letra pequeña. Algunas veces el precio es muy atractivo, pero resulta que no incluye el IVA u otras cantidades como los gastos de gestión o las tasas de tráfico. Pregunta por los precios de renovación, matrícula, tasas, gestión de documentos y clases prácticas y teóricas. Y asegúrate de que el contrato refleja las mismas tarifas que las acordadas al principio.