MECÁNICA

Qué hay que tener en cuenta para cambiar la batería del coche

Al tratarse de una serie de elementos eléctricos se deben seguir unas normas básicas de seguridad

MADRIDActualizado:

Las baterías suelen descargarse o dar problemas a partir de los 3 años de la compra. Además, durante el invierno sufren más, provocando incluso que el motor no arranque. Para evitar estas situaciones, se recomienda estar atentos a estas señales, acudiendo a un taller profesional en caso de un mal funcionamiento.

A la hora de comprar una batería deberemos tener en cuenta que las hay de dos tipos. Las primeras con mantenimiento, las cuales se venden cada vez menos, ya que hay que rellenarlas con agua destilada. Y las segundas las que no necesitan mantenimiento, fabricadas en aleación de cadmio, plata o gel.

A la hora de elegir una batería nueva para nuestro coche deberemos de tener en cuenta su capacidad: echa un vistazo al manual del coche y elige la que mayor capacidad tenga, 72 Ah (amperios) y reserva de carga 540 A. Las baterías de coche suelen ofrecerte hasta dos años de garantía, incluso hay tiendas que ofrecen tres. Otro aspecto a tener en cuenta es la «reserva de arranque», que no puede ser inferior a 300A.

Si vamos a realizar nosotros mismos la operación de cambio de la batería vieja por una nueva, conviene tener en cuenta una serie de recomendaciones, como las que recopilan desde el Blog de Loctite.

Antes de trabajar con cualquier batería es necesario tener en cuenta que se trata de elementos eléctricos y, por tanto, se deben seguir unas normas básicas de seguridad. Además el contenido de las baterías es altamente corrosivo y puede llegar a emitir vapores perjudiciales, por lo que es imprescindible usar siempre guantes y gafas protectoras de seguridad.

Hay que recordar que la batería es un elemento eléctrico, por lo tanto, hay que asegurarse de que el contacto no está dado. Una vez quitado, se recomienda esperar unos minutos antes de desconectar la batería. El coche debe estar en una posición horizontal y sin elevarse del suelo.

También hay que evitar descuidos como, por ejemplo, colocar herramientas encima de la batería, ya que esto podría ocasionar un cortocircuito.

Hay que asegurarse de que la batería que se va a montar es de las mismas características y cuenta con la misma disposición de bornes, es decir, que es compatible con nuestro vehículo.

Otro de los momentos de riesgo es el de desconectar y conectar los bornes. Primero se debe aflojar el negativo y después el positivo. Seguidamente, ya se puede desmontar el soporte de la batería para poder sacarla.

Una vez colocada la batería nueva, se realiza el proceso inverso, conectando primero el borne positivo y luego el negativo. También se puede añadir grasa o vaselina a los bornes para protegerlos de la oxidación y mejorar el rendimiento eléctrico.

Una vez instalada la batería, es probable que haya que realizar algún tipo de ajuste en el vehículo, desde poner el reloj en hora y memorizar cristales hasta conectar el ordenador para configurar la batería y notificar al sistema que la hemos sustituido.

Las baterías son altamente contaminantes y, por ello, han de ser recicladas de manera obligatoria.